Domingo, 27 May, 2018

Analiza resguardar a menores migrantes en bases militares

FRONTERA EEUU-MEXICO. Quieren separar a familias de inmigrantes FRONTERA EEUU-MEXICO. Quieren separar a familias de inmigrantes
Eleena Tovar | 16 May, 2018, 12:23

El diario estadounidense cita una notificación enviada por correo electrónico a trabajadores del Pentágono en la que se recoge que el Departamento de Salud y Servicios Humanos visitará en las próximas dos semanas instalaciones militares en Texas y Arkansas para evaluar si pueden ser usadas como albergue de niños.

A ellas se enviaría a los menores de 18 años que llegaran a la frontera sin la compañía de un familiar adulto y a los que la administración haya separado de sus padres.

El HHS se responsabiliza de proporcionar cuidados de crianza a los menores hasta que otro pariente adulto pueda asumir la custodia.

La agencia cuenta con espacio para albergar a 10 mil 571 niños en su red de 100 centros de cuidado de crianza, pero actualmente cuanta con el 91 por ciento de su capacidad.

"Lo que ahora va a hacer la administración Trump es procesar criminalmente al 'cien por cien' de los inmigrantes que cruzan ilegalmente", dijo Sessions, un destacado opositor de la inmigración, también de la legal.

El Gobierno de Estados Unidos aseguraron que las medida busca detener el fuerte aumento en el número de familias que cruzan la frontera ilegalmente, muchos de los cuales son centroamericanos buscan asilo.

Los agentes fronterizos han arrestado a más de 100 mil personas que cruzaron la frontera ilegalmente en marzo y abril, la cifra más alta desde que Trump asumió el cargo.

"Si contrabandean a un niño, entonces vamos a enjuiciarlo, y eso niño será separado de usted, probablemente, como lo exige la ley", dijo Sessions en un discurso la semana pasada.

Los niños detenidos bajo la custodia del departamento pasan en promedio 45 días bajo el cuidado del Gobierno.

Según explicó un funcionario de HHS, los menores son entregados a un padre o familiar que esté residiendo en EU. Ya ha ocurrido antes: Durante la crisis de inmigración de menores en 2014, la administración del entonces presidente, Barack Obama, alojó a 7.000 menores en bases en Oklahoma, Texas y California.

Los críticos de la medida para separar familias denuncian que es una práctica cruel, afirmando que aflige un trauma adicional a las familias que huyen de sus vidas en Centroamérica. Para detenerlos, el Gobierno ha buscado implementar medidas de disuasión, como el envió de la la Guardia Nacional a la frontera.