Domingo, 27 May, 2018

Apple innova la fundición de aluminio: liberará oxígeno y no gases dañinos

Manzana verde: Apple busca crear aluminio minimizando los contaminantes Apple trabaja en un proyecto de fundición de aluminio libre de carbono
Ramiro Mantilla | 16 May, 2018, 09:07

La compañía Apple se asoció con las empresas Alcoa Corporation y Rio Tinto Aluminum para el desarrollo de tecnología que elimina las emisiones de gases de efecto invernadero del proceso de fundición tradicional del aluminio.

La compañía de Cupertino anunció el jueves una alianza con las fabricantes de aluminio Alcoa Corporation y Rio Tinto Aluminum, así como con el gobierno de Canadá y Quebec para eliminar los gases contaminantes de la producción de aluminio.

Los GEI son causantes de la contaminación ambiental y del cambio climático, por lo que el proyecto de las tres compañías es un avance relevante, pues el aluminio es uno de los metales más utilizados en el mundo, sobre todo en los productos electrónicos, como los celulares y computadoras.

"Estamos orgullos de formar parte de este ambicioso proyecto y tenemos el deseo de que un día podamos usar un aluminio producido sin emisiones de gases de efecto invernadero en la fabricación de nuestros productos", dijo Tim Cook, CEO de Apple.

La asociación, colaborativa también con los gobiernos de Canadá y Quebec tuvo una inversión de 144 millones de dólares en un fondo combinado para el desarrollo de la investigación a futuro.

El anuncio en Saguenay, Quebec, al que asistieron el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, el Primer Ministro de Quebec, Phillipe Couillard, y la Directora Senior de Apple Sarah Chandler, implica una investigación y desarrollo que se extendió por varias décadas. El proceso requiere aplicar una fuerte corriente eléctrica a la alúmina, con la cual se remueve el oxígeno. Para ello, se usa carbón que se quema durante la fabricación, lo que produce CO2, que es altamente nocivo para la salud de las personas y del planeta.

Por otro lado, el proceso diseñado por Alcoa reemplaza ese carbón con un material conductivo avanzado que, en lugar de dióxido de carbono, libera oxígeno, lo que crea un impacto positivo enorme. La tecnología cuya patente está en trámite ya se utiliza en el Alcoa Technical Center, a las afueras de Pittsburgh, y este proyecto invertirá más de 30 millones de dólares en los Estados Unidos.

En colaboración con Rio Tinto, una empesa que tiene experiencia en el proceso de fundición del aluminio, comenzaron el desarrollo del nuevo proceso.