Lunes, 22 Octubre, 2018

Por primera vez logran transferir la memoria, entre dos caracoles

Científicos logran “transferir memorias” entre caracoles con una inyección Triunfo científico: Logran trasplantar con éxito los recuerdos de un caracol
Cris De Lacerda | 16 May, 2018, 22:41

Poder trasplantar la memoria de un ser vivo a otro ha formado parte del relato de la ciencia ficción, pero la ciencia va dando pasos para convertirlo en realidad.

Los resultados de este experimento han sido publicados en la revista especializada eNeuro y podrían ofrecer nuevas pistas sobre la base física de la memoria, según ha informado la cadena BBC.

Un grupo de caracoles fue entrenado para desarrollar un mecanismo de defensa.

El ARN es una gran molécula que participa en varias funciones esenciales en los organismos biológicos, incluida la unión de proteínas y la forma en la que se manifiestan los genes.

En un experimento para probar la idea, Glanzman implantó cables en las colas de los caracoles marinos de California, o Aplysia californica, y les dio una serie de descargas eléctricas. Después de estos shocks, el reflejo defensivo del caracol fue contraerse como medida de protección.

Quienes habían sido sometidos al experimento, presentaron posturas defensivas (durante 50 segundos) en contraposición a los que no (solo un segundo). En los que no, duraba apenas uno.

Los caracoles no sensibilizados inyectados con el ARN de los animales impactados se comportaron como si ellos mismos hubieran recibido los golpes de cola, mostrando una contracción defensiva de aproximadamente 40 segundos. Un grupo de científicos ha dado un paso extraordinario y han conseguido transferir los recuerdos de un caracol a otro.

Tradicionalmente, se pensaba que los recuerdos a largo plazo se almacenaban en las sinapsis del cerebro, las uniones entre las células nerviosas. Sin embargo, esta investigación postula de que esta se almacena en las modificaciones epigenéticas.

El resultado logrado respaldará otros efectuados hace décadas que sugerían que el ARN estaba involucrado en la memoria.

Los investigadores aseguran de que estos caracoles tienen un sistema nervioso que funciona de manera similar al de los seres humanos a pesar de no ser tan complejo como el de los seres humanos.

"Creo que en un futuro no muy lejano podríamos utilizar el ARN para mejorar los efectos de la enfermedad de Alzheimer o el trastorno del estrés postraumático", señaló David Glanzman, autor principal del estudio y profesor de la Universidad de California.

Glanzman ha confiado en que el hallazgo sea útil para explorar más aspectos de la memoria que hasta ahora eran desconocidos, aunque ha admitido desconocer si el proceso empleado con los caracoles serviría para trasferir recuerdos formados a través de experiencias de la vida.