Lunes, 24 Setiembre, 2018

Nueva presidenta promete que investigaciones serán "objetivas y técnicas" — Comisión de Ética

Janet Sánchez Janet Sánchez | Fuente Andina
Eleena Tovar | 18 May, 2018, 14:22

La Comisión de Ética del Congreso estaba virtualmente paralizada, tras la renuncia del congresista de Fuerza Popular Juan Carlos Gonzales a la presidencia y el retiro de parlamentarios de varias bancadas, en desacuerdo con el blindaje del fujimorismo a sus parlamentarios.

El congresista del opositor Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA, centroizquierda), Mauricio Mulder, tercer vicepresidente del Parlamento, anunció cambios en la Comisión de Ética del Congreso tendientes a asegurar su imparcialidad.

Sánchez anunció que revisará el reglamento interno de trabajo para proponer que cuando un parlamentario sea objeto de una denuncia en la Comisión de Ética, sus colegas de bancada se inhiban de participar en la deliberación del caso. "Quiero garantizarles que actuaremos sin odios y sin ningún ánimo de venganza ni persecución, porque no hemos sido elegidos para avalar a los propios y atacar a los otros", aseveró también a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

La elección de Janet Sánchez a este grupo de trabajo se da después de que la Junta de Portavoces acordara hoy por la mañana realizar ajustes al grupo. Uno de ellos fue designarla como titular.

Otro de los acuerdos de la Junta de Portavoces fue que, a fin de evitar que Fuerza Popular continúe teniendo la mayoría en la Comisión de Ética, esta pase de tener nueve integrantes a diez.

Así, quien ingresó a la comisión fue Edgar Ochoa, representante de la bancada Nuevo Perú.

Asimismo, explicó que este lunes 21 debería volver a sesionar el grupo parlamentario para ver todos los casos que están pendientes, incluido el pedido de reconsideración del caso de Yesenia Ponce, denunciada por presuntamente haberle pagado al director de un colegio por la expedición de certificados de estudios.