Martes, 18 Setiembre, 2018

Europeos retoman el control de sus datos personales en internet — Facebook

Arriesgan multas millonarias: Google y Facebook no estarían respetando leyes del GDPR Entra en vigor el Reglamento General de Protección de Datos
Manuel Armenta | 26 May, 2018, 04:26

Las siglas que identifican el reglamento (GDPR) se han hecho famosas en las últimas semanas debido a la avalancha de correos electrónicos de empresas y organismos públicos que piden consentimiento para seguir usando los datos personales de sus clientes.

Dentro de la cultura corporativa de protección de datos, será necesario generar un cargo identificado como DELEGADO DE PROTECCIÓN DE DATOS, quien deberá encargarse de volver operativas y aplicables las normas de protección de datos dentro de una organización, lo cual, conllevará a una nueva estructura corporativa en cuanto a TI. 24 meses que, sin embargo, muchos van a querer recuperar ahora, dado que prácticamente nadie está preparado para cumplir con la regulación. De esta manera, la empresa puede facilitar cajas donde el usuario "acepta la información" que se solicita "y niega el tratamiento comercial de sus datos en un mismo impreso". Alison Cool, profesor de Antropología y Ciencias de la Información de la Universidad de Colorado, escribía en un artículo en The New York Times que "nadie entiende la RGPD" y afirmaba que "es demasiado compleja", alegando que "cumplirla al 100% es prácticamente imposible". Google y Facebook ya tienen las primeras demandas. Para aplicar la sanción se tendrán en cuenta factores como la gravedad y duración de la infracción, el número de afectados y la premeditación.

Es muy probable, por tanto, que una buena parte de los casos acaben en los tribunales, algo que en el caso de España seguro que no le hace ningún bien a unos tribunales que ya están sobrepasados de trabajo. A ello se suma que hasta ahora la aplicación de las leyes se dejaba en manos de cada país.

Borja Adsuara, abogado experto en Derecho Digital y ex director general de Red.es, confirma a CincoDías que, ciertamente, "el nuevo reglamento cuestiona que un consentimiento bajo la condición/coacción de darte de baja del servicio, si no no aceptas sus términos y condiciones de uso, sea un consentimiento libre".

Hasta el momento la protección de datos en la UE era bastante poco efectiva, entre otros por la falta de sanciones.

En su opinión "todavía hay temas que suscitan gran debate acerca de cómo ha de hacerse cumplir la norma", aunque apunta a que "la nueva LOPD, todavía en tramitación parlamentaria, resuelva estas lagunas". Es decir, que si una empresa con sede en Estados Unidos y sin presencia física en Europa ofrece sus productos y servicios aquí, debe cumplir con la normativa.

Si cambias de proveedor, puedes pedir a una empresa que te permita extraer tus datos y llevarlos a otra empresa.

Arriesgan multas millonarias: Google y Facebook no estarían respetando leyes del GDPR

Esta cifras han sido elegidas precisamente para disuadir a aquellos que pensaban pasar por alto la nueva ley.

Para ello debes ponerte en contacto con la Agencia Española de Protección de Datos. Queda prohibido almacenar los dates personales por más tiempo del necesario para la función que fueron recabados.

Captura de la pestaña de privacidad de Apple. Otorga también a los ciudadanos el "derecho a saber" cuándo son pirateados sus datos, como ocurrió en la fuga masiva que sufrió Uber en 2016. Así, los anteriores derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de datos se amplían. Pero, ¿qué es realmente GDPR y cómo afectará a los usuarios?

Antes: Los usuarios dependían de la buena voluntad de las empresas para obtener una copia de todos los datos que éstas tenían sobre ellos.

Otra cuestión que, a priori, juega a favor de la fiscalización es que esos correos electrónicos con los que han estado machacando las compañías deben utilizar utilizar un lenguaje que se entienda perfectamente a la hora de buscar el consentimiento con respecto a los datos. Es difícil entenderlos y, sobre todo, distinguir unos de otros. Aunque todos ellos han desplegado nuevas políticas, el activista asegura que hay un problema en la obtención del consentimiento.

Los menores de 16 años no pueden consentir que tratamiento de sus datos (de ahí que ahora WhatsApp o Instagram solo sea para mayores de 16 años, por ejemplo). Las otras son para la ejecución de un contrato, para proteger intereses vitales, por una obligación legal, por el interés público o por los intereses legítimos de una empresa.