Martes, 18 Setiembre, 2018

Mundo: Temer ordenó a las fuerzas federales desbloquear rutas

El presidente Temer autoriza al Ejército de Brasil a desbloquear carreteras por la huelga. EFE El presidente Temer autoriza al Ejército de Brasil a desbloquear carreteras por la huelga. EFE
Manuel Armenta | 26 May, 2018, 23:40

El presidente de Brasil, Michel Temer, autorizó ayer a que los militares despejen carreteras bloqueadas por camioneros en huelga, en una movilización que paralizó sectores clave de la economía pese a un acuerdo para poner fin a las protestas.

Río de Janeiro, Brasil. "No vamos a permitir que la gente se quede sin productos de primera necesidad, que los hospitales se queden sin insumos y que los niños se queden sin colegio", ha dicho. "Quien bloquee las autopistas, quien reaccione de manera radical, está perjudicando a la población y será responsabilizado".

"Tuvimos una reunión con representantes de los camioneros, con el ministro de Hacienda (Eduardo Guardia) y otras autoridades", dijo el mandatario, y apuntó que "desde el domingo" el gobierno trabaja para "darle tranquilidad a los brasileños y tratando de encontrar una solución, que tranquilice también la vida de los camioneros".

El ejército, la Marina y la Aeronáutica desplegarán una acción "rápida, integrada y enérgica" y buscarán ante todo liberar la circulación en áreas "críticas" como refinerías, puertos y aeropuertos, precisó posteriormente el ministro de Defensa, el general Joaquim Silva e Luna.

Imágenes transmitidas por las televisoras hoy confirman que el paro mantiene la fuerza de días anteriores; mientras, la Asociación Brasileña de los Camioneros (ABCam), que anoche abandonó la mesa de negociación con el gobierno, aseguró que la medida de fuerza en vez de debilitarse, aumenta. A menos de cinco meses de las elecciones presidenciales, la crisis de los camioneros se desencadenó por una rebelión de esos transportistas contra las sucesivas alzas del gasoil. El acuerdo alcanzado el jueves prevé suspender por 15 días el movimiento, en contrapartida de concesiones fiscales. Sin embargo, no todas las asociaciones de camioneros aceptaron la propuesta y las protestas continuaron.

El alcalde de Sao Paulo, Bruno Covas, decretó el estado de emergencia en la capital económica y financiera lo que le permite realizar compras sin licitación, aprender bienes privados o en su defecto tomar el combustible que este almacenado en estaciones de servicio. Varias industrias se vieron forzadas a paralizar sus actividades y muchos supermercados quedaron desabastecidos, ya que el transporte de mercancías en el país se hace mayoritariamente por carretera.

Sólo en mayo el precio de la gasolina subió un 12% y el del diésel un 9,3%, según cifras de Agencia Brasil.

La presión de los gremios llevó a Petrobras a bajar el precio del combustible.

Estas organizaciones, como la Associação Brasileira dos Caminhoneiros (Abcam), cuentan con más de 700 mil afiliados y sus portavoces consultan permanentemente a las bases antes de tomar una decisión a través de WhatsApp.

Por su parte, las centrales sindicales de Brasil advirtieron que el país camina "hacia el caos social" y se ofrecieron a mediar entre el gobierno y los camioneros autónomos.