Martes, 21 Agosto, 2018

Según un estudio, así es la cara "real" de Dios

Tanto los hombres como las mujeres pensaron en un Dios igualmente masculino Tanto los hombres como las mujeres pensaron en un Dios igualmente masculino
Eleena Tovar | 13 Junio, 2018, 04:37

Lejos del tradicional anciano barbudo, la imagen ganadora mostró a un rostro más joven, con rasgos más femeninos y menos caucásico de lo que supone la cultura popular.

Los participantes del estudio seleccionaron -de cientos de caras a disposición- el rostro que se acercaba a su representación. Al combinar todas las caras seleccionadas, los investigadores pudieron armar la "cara de Dios" compuesta por lo que refleja el imaginario de los creyentes estadounidenses, precisó diario ABC de España. De hecho, estas percepciones tendieron a depender en parte de la afiliación política de los participantes. Los liberales tendían a ver a Dios como más femenino, más joven y más amoroso que los conservadores que, a su vez, veían a Dios como más caucásico y más poderoso que los liberales. Estos preferían imaginar una divinidad más caucásica y poderosa.

"Estos sesgos podrían haber surgido del tipo de sociedades que los liberales y los conservadores quieren", sugirió en un comunicado Joshua Conrad Jackson, autor principal del estudio. "Por otro lado, los liberales están más motivados para vivir en una sociedad tolerante, que estaría mejor regulada por un Dios amoroso", señala.

Las percepciones de las personas también están relacionadas con sus propias características.

Joven y afeminado: así es el verdadero rostro de Dios según los creyentes

Con esas ideas que tenían los encuestados, los psicólogos de Chapel Hill usaron una nueva técnica y el resultado es sorprendente: Dios es mucho más joven, sus facciones son más delicadas y menos pareacido a las descripciones dadas en los libros de religión. Por ejemplo, las personas que se consideran atractivas, piensan que Dios también lo es; y la misma proyección se detecto en participantes de piel oscura. Y los afroamericanos creían en un Dios que parecía más afroamericano que los caucásicos.

El estudio fue realizo por la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

Curiosamente, sin embargo, los voluntarios no mostraron un sesgo egocéntrico sobre el género. Hombres y mujeres creían en un Dios igualmente masculino.