Domingo, 16 Diciembre, 2018

Nadal, un campeón sideral: 11 títulos de Roland Garros

Toni Nadal Del Potro es semifinalista de Roland Garros y volvió a ser número 4 del mundo
Montrelle Montesinos | 14 Junio, 2018, 06:13

Nadal, que cierra el torneo con sólo un set en su contra, el que se llevó el argentino Diego Schwartzman en cuartos de final, vuelve a inscribir su nombre en el palmarés de un torneo que conmemoró este domingo antes del partido el centenario de la desaparición del emblemático aviador que le da nombre.

Situado a solo tres Grand Slam del helvético, quien ha ganado 20. "No podría decirte con cuál de los 11 quedarme", comenta Nadal sobre la conquista del 11 Roland Garros.

Nadal suma 79, con un Conde de Godó más y los Masters 1.000 de Montecarlo y Roma añadidos esta temporada a la conquista de ayer.

A quien ya igualó Nadal con su victoria de hoy es a la australiana Margaret Court, que ganó también 11 veces el mismo torneo del Grand Slam, en su caso el Abierto de Australia entre 1960 y 1973. El zurdo de Manacor va por su 17mo. título de los grandes.

Schwartzman fue el único jugador que pudo robarle un set a Nadal en este torneo. Los segundos saques también fueron importantes. Y, sobre todo, lo de Rafa Nadal roza lo sobrehumano porque se ha anotado cada una de las once finales que ha jugado en París ante ocho rivales distintos.

Cuando el 27 de marzo de 2018 Sergi Bruguera daba la lista oficial del equipo español de Copa Davis para medirse a Alemania y en ella se encontraba Nadal reconozco que no pensaba que Rafa fuera a realizar una gira de tierra casi perfecta como la que acaba de completar. Thiem, eso sí, no quiso vender barata su derrota y obligó a Nadal, que ahora ya emociona, a disputar cinco puntos de partido antes de que pudiera celebrar. Tras imponerse en la final a Dominic Thiem por tres sets (6-4, 6-3, 6-2), el tenista mallorquín ha conquistado su undécimoRoland Garros.

El número uno del mundo, de 32 años, pidió asistencia médica en el tercer set cuando el marcador le favorecía 2 a 1 debido a un calambre en un dedo de la mano izquierda.

Dos horas y cuarenta y dos minutos fue el tiempo que necesitó el español para reafirmarle al mundo del tenis que él es el dueño absoluto del Gran Slam francés.