Miércoles, 17 Octubre, 2018

Estreno: Amy Adams estrena su serie Sharp Objects en HBO

‘Heridas abiertas’, una de las ficciones del año, llega a HBO 'Sharp Objects' se estrena en HBO España
Tobias Pedroso | 10 Julio, 2018, 17:58

La transposición de la primera novela de la cotizada Gillian Flynn tuvo un arranque prometedor. Es la siguiente intérprete que salta a la gran pantalla de esa lista de nombres a los que, sobre todo, hemos visto en cines, y lo hace interpretando a Camille Preaker, una periodista que se refugia de su tristeza en el alcohol pero que ni con una barra libre de vodka consigue saber cómo afrontar el tormento que se le viene encima al regresar a su ciudad natal, Wimp Gap, para investigar los asesinatos de varias niñas de la zona. Y es la dirección de Jean Marc Vallée, que no es otro que el responsable de las cámaras detrás de la exitosa Big little lies, en una producción que está basada en el best seller homónimo de Gillian Flynn.

Rodada en Los Ángeles, California y Atlanta, la miniserie original de HBO creada por Marti Noxon cuenta también con un elenco estelar integrado por Patricia Clarkson, Chris Messina, Eliza Scanlen, Elizabeth Perkins y Matt Craven, entre otros.

La serie está compuesta por 8 episodios. La escribí durante noches, fines de semana y vacaciones con la incertidumbre de si la vería publicada, porque estaba convencida de que tenía que hacer real a esta chica, así que ocupa un lugar sagrado para mí. Es algo extraño y maravilloso, llevar el texto a la pantalla, dejando que se convierta en algo diferente, pero sin dejar de honrar las interpretaciones de los lectores. "Es divertido, pero también asusta un poco". Pasaron 12 años. Pero Amy apareció y pensé: ¿era eso? Camille estaba esperando a que Amy la interpretara. "Y no es una frase hecha".

"Es curioso cómo podemos encontrar belleza en lugares inesperados, cómo la oscuridad a veces puede tornarse atractiva, confortable". Esto es lo que me ocurrió al leer la novela. "Esto es lo que me sucedió cuando leí la novela -destacó-, fui absorbido por la mente de Camille".

"Me fascinó su obsesión por las palabras, la forma en la que las usa para definirse a sí misma, para curar y causar dolor, y su forma de describir el mundo, su forma de hablar de sí misma, sus heridas e imperfecciones". Una voz tan única, tan cruda, tan oscura, pero a la vez honesta y vulnerable.

Su protagonista (además de productora) dista de ser una desconocida, sino una actriz de peso en Hollywood a la que, misteriosamente, podría llegar antes el Emmy que el Oscar: la enorme Amy Adams. "Camille representa a tantas otras mujeres que continuamente reprimen el daño que se les hizo a lo largo de sus vidas, y en un esfuerzo por no enfrentar la raíz de esos problemas, se lastiman de numerosas maneras", indicó.