Jueves, 18 Octubre, 2018

Fracasa intento de liberar a Lula y se caldea clima electoral - Internacionales

Juez de guardia insiste y ordena liberar a Lula de inmediato Ordenan la Liberación de Lula
Eleena Tovar | 10 Julio, 2018, 18:22

La grotesca batalla judicial de ayer en torno al encarcelado expresidente Luiz Inacio Lula da Silva aumentó el desconcierto y la inestabilidad en Brasil cuando faltan apenas tres meses para unas elecciones presidenciales clave, que definirán el rumbo del país después de los recientes años de tumultuosa crisis político-económica.

La posibilidad de que Lula fuera liberado este domingo quedó finalmente desestimada con la decisión del presidente del TRF-4, Thompson Flores, de remitir los autos al gabinete de Gebran Neto y mantener firme la resolución de este último de revocar la orden inicial dada por Favreto de excarcelar inmediatamente al ex dignatario.

La asesoría de prensa del tribunal confirmó que, aunque el juez relator del caso había cancelado la orden poco antes por considerar que no se puede desacatar una decisión colegiada anterior, la orden del juez de guardia es la que vale ahora.

Horas antes el juez federal Rogerio Favreto, concedió a "Lula" un "habeas corpus", solicitado por diputados del Partido de los Trabajadores (PT) para que se le otorgara la libertad, hecho que terminó siendo modificado radicalmente.

El presidente del TRF, no obstante, señaló que la decisión sobre la libertad de Lula es competencia del instructor de la Lava Jato y no del juez de guardia.

Pese a ello, continúa siendo el candidato del PT para las elecciones generales que Brasil celebrará en octubre, y el favorito en todas las encuestas.

Moro, el magistrado que envió al ex presidente a prisión, dijo que el juez del tribunal de apelaciones carecía de la autoridad para emitir una orden para liberarlo.

En su decisión, el juez argumentó también que la prisión del expresidente impide ejercer sus derechos como precandidato a la presidencia de la República, a pesar de que se encuentra virtualmente inhabilitado después de la condena en segunda instancia.

En la causa, una de las siete abiertas en su contra, la mayoría por supuesta corrupción, Lula es acusado de haber recibido un apartamento en el litoral de Sao Paulo a cambio de favores políticos a la constructora OAS, implicada en la trama destapada en la petrolera estatal Petrobras. Sólo si la sentencia a 12 años de cárcel que pesa sobre el expresidente fuera revocada por una decisión de las instancias superiores (Superior Tribunal de Justicia o el propio STF), Lula podría competir.

En un guión digno de telenovela, empezó un pulso de órdenes y contraórdenes entre Favreto y los jueces y fiscales que se oponen a la liberación de Lula. En el lugar acampan, desde hace tres meses, decenas de simpatizantes de líder popular brasileño, y en las siguientes horas se fueron sumando muchos más, con la esperanza de verlo salir de la cárcel. Una noticia que tomó por sorpresa a Lula y a sus seguidores.