Jueves, 13 Diciembre, 2018

Nicaragua: Paramilitares irrumpen en basílica y agreden a obispos

Daniel Ortega descartó adelantar las elecciones en Nicaragua Diálogo en Nicaragua en la cuerda floja ante graves hechos de violencia
Eleena Tovar | 10 Julio, 2018, 22:41

Hasta ahora las Fuerzas Armadas han mantenido distancia de la crisis sociopolítica, que ha dejado más de 310 muertos desde el 18 de abril pasado, a pesar de los llamados que le han hecho los expertos a desarmar a los paramilitares, conforme lo manda la Constitución de Nicaragua.

Las "jornadas de limpieza" se dan después de que Ortega pronunciase un discurso el pasado sábado diciendo que habrá elecciones cuando la ley lo mande en 2021 y no en 2019 como se lo ha demandado la Organización de Estados Americanos (OEA), la Iglesia y la oposición nicaragüense.

Los seguidores de Ortega entraron con violencia en la Basílica de San Sebastián, cuando obispos y sacerdotes llegaban a apoyar a una decena de personas que se habían refugiado el domingo, en medio de un enfrentamiento entre fuerzas del Gobierno y manifestantes que tenían barricadas en las calles.

Dentro de la iglesia, jóvenes paramilitares y parapolicías abordaron a los sacerdotes que consiguieron que los opositores salieran de la basílica.

"No hemos podido dormir, no hemos podido comer, no nos hemos podido asear porque estamos rodeados".

El Episcopado había citado este lunes a la mesa de Verificación y Seguridad, así como a la mesa Electoral, no así a la de Justicia, para reiniciar el diálogo nacional, sin embargo, optó por aplazar las dos mesas de trabajo tras los sucesos en Diriamba. Pero en la tarde del domingo anunciaron que sólo trabajará la primera.

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, se refirió el domingo a esas localidades y tuiteó, adjuntando fotos de los supuestos comandos sandinistas, que "grupos armados progubernamentales apoyados por la policía entran en las ciudades de manera masiva".

A su vez, la Policía nicaragüense tras atribuir la muerte de sus dos efectivos, Hilario Zavala y Faber López, a "terroristas con armas de fuego" que estaban en las barricadas, denunció que en Carazo quienes dirigían los tranques son personas responsables de cometer "asesinatos, tortura, asaltos, secuestros, incendios y extorsiones". Medios oficialistas celebraron que las vías de esa zona están despejadas y circulan ya más de 350 furgones de carga centroamericanos que estaban varados desde hacía más de un mes en el bloqueo de la carretera en Jinotepe.

"La caravana de la paz, el amor y la reconciliación solamente hicimos acto de presencia", comenta uno de los líderes de estas "fuerzas combinadas" a Efe en la ciudad de Diriamba, a unos 50 kilómetros de Managua.

A la liberación habían acudido el nuncio Stanislaw Waldemar Sommertag, el cardenal Leopoldo Brenes y el obispo Silvio Báez, los cuales también fueron golpeados por turbas de encapuchados que fueron protegidos por parapolicías, según constató la agencia EFE.

"Sean humildes y rectifiquen y entreguen a sus familias a más de 250 detenidos en El Chipote, La Modelo y otras cárceles que ustedes saben muy bien donde los tienen", dijo Álvarez en la misa. Pero el diálogo se estancó porque Ortega, quien gobierna desde 2007 por tercer periodo consecutivo, no respondía.

Báez advirtió que la Iglesia seguirá apostando al diálogo, pero responsabilizó al gobierno "si se rompe" por "no haber querido encontrar una salida pacífica a esta crisis que ellos mismos han provocado".

Pero el gobierno prepara una contraofensiva con la celebración masiva -en fecha aún no revelada- de una efeméride previa al 39 aniversario de la revolución que se festeja el 19 de julio.