Jueves, 15 Noviembre, 2018

Pronóstico: Francia y Bélgica se enfrentan por semifinales del Mundial Rusia 2018

Francia Lloris y Henry en el Mundial 2010
Montrelle Montesinos | 11 Julio, 2018, 02:58

El próximo domingo, en Moscú, Francia jugará su tercera final mundialista ante el vencedor del duelo entre Inglaterra y Croacia.

Difícil superar la modernidad ofrecida por ambas selecciones y por lo cual fue tan solo el salto de Samuel Umtiti el que definió todo, cuando al 51' le ganó el brinco a Marouane Fellaini y puso el 1-0 definitivo. Su técnico Didier Deschamps y un grupo de jugadores atrevidos se muestran conscientes de que un título en el Mundial les permitiría alcanzar a Argentina y Uruguay, con dos copas en sus arcas. El elenco del DT Roberto Martínez tuvo la posesión con un 58%.

Más allá de ellos, Mbappé no tuvo mucho para rematar pero en cambio fue un asistidor de lujo, con pases de taquito y, por ejemplo, un pase filtrado que Benjamin Pavard casi convierte en gol en el primer tiempo.

Sin embargo, los últimos 15 minutos del primer tiempo se vio a una selección francesa más precisa y con mejores opciones de anotar. Las estadísticas de la Fifa, al final del encuentro, favorecieron en la posesión a Bélgica con un 60%.

Bélgica y Francia dieron a conocer en los primeros 45 minutos el poderío que ambas escuadras tienen, en busca de uno de los dos únicos pases a la Gran Final del Mundial de Rusia 2018, pues ambas escuadras dieron golpes de autoridad dentro del tapete verde.

El inicio del cotejo fue favorable para los diablos rojos, pero los galos se defendieron con orden y luego empezaron a desplegar ese juego ofensivo de velocidad y precisión que los ha caracterizado en este certamen.

Así, de las tres ocasiones de peligro para Bélgica, terminaron por convertirse en seis ataques galos, de los cuales solo dos terminaron con tiros a puerta, uno de ellos desviado con el pie por Thibaut Courtois, cuando ya se cantaba el primer gol en San Petersburgo.

Bélgica dispuso de las ocasiones más claras, en las botas de Eden Hazard, que desbarató el meta Hugo Lloris. Luego, a partir de los 25 minutos, Francia, que hasta ese momento se limitaba a contragolpear, pudo imponer condiciones y adelantar lineas para que su mariscal de campo, Antoine Griezmann no tuviera que recibir siempre detrás del mediocampo.