Lunes, 12 Noviembre, 2018

Alemania extraditará a Puigdemont por malversación de fondos, pero no por rebelión

La Justicia de Alemania tiene 60 días desde la captura de Puigdemont para decidir sobre su extradición  AP La Justicia de Alemania tiene 60 días desde la captura de Puigdemont para decidir sobre su extradición AP
Eleena Tovar | 12 Julio, 2018, 19:23

La fiscalía, encargada de ejecutar la extradición, tomó nota de la resolución judicial e indicó que "en breve" avanzaría los siguientes pasos del proceso.

El comunicado del tribunal alemán también asegura que "Puigdemont aspiraba sólo a la celebración del referéndum (declarado ilegal por el Tribunal Constitucional español) y tampoco fue el incitador de la violencia".

La entrega de Puigdemont por el delito de malversación supondría que no podría ser juzgado por el delito de rebelión, por el que también fue procesado, mientras que el ex vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras; sus ex consejeros Josep Rull, Jordi Turull, Joaquim Forn, Raül Romeva y Dolors Bassa; los conocidos como 'los Jordis' y la ex presidenta del Parlament Carme Forcadell -todos en ellos en prisión provisional- sí estarían sentados en el banquillo de los acusados por esta grave conducta penal en un futuro juicio, cuya fecha aún está pendiente de señalar.

Por su parte, Puigdemont ha aseverado hoy que han "derrotado la principal mentira sostenida por el Estado", ya que la justicia alemana "niega que el referéndum del 1-O fuera rebelión", al tiempo que ha prometido: "Lucharemos hasta el final y ganaremos".

A pesar de que al expresidente catalán se le acusa de rebelión y malversación, el procurador general de Schleswig considera que la extradición únicamente puede darse por un delito de malversación. Por el contrario, sus exconsellers podrían enfrentarse a más de 30 años al acumular los delitos de rebelión y malversación.

El actual presidente de la Generalitat catalana, Quim Torra, ha calificado como una "gran noticia" la decisión de la Justicia alemana de rechazar el cargo de rebelión contra Puigdemont.

Ante esta institución se puede interponer un recurso de amparo y solicitar a la vez que el Constitucional paralice -de forma temporal y hasta que tome postura sobre el fondo de la cuestión- la extradición de Puigdemont.

Carles se estaría enfrenando a una petición máxima de aproximadamente 12 años en prisión.

Frente a este choque el juez Llarena que ha recibido un duro golpe, solo tiene dos salidas: negarse a la extradición anulando la euroorden y manteniendo en España la orden de detención contra Puigdemont o, por el contrario aceptar la entrega solo por malversación (penada con hasta doce años de prisión), detenerlo en España y juzgarlo solo por ese delito, con las perturbaciones judiciales que esa decisión pudiera tener en el resto de los procesados.