Jueves, 15 Noviembre, 2018

Dólar inicia con descenso, se vende hasta en 19.33 pesos

Donald Trump Donald Trump
Manuel Armenta | 13 Julio, 2018, 19:23

La Oficina del Representante Comercial de EEUU anunció que está retocando una lista de importaciones chinas por 200.000 millones de dólares que se gravarán con el 10%.

En 2017, las exportaciones chinas a Estados Unidos alcanzaron un valor aproximado de 500 mil millones de dólares. Si llevan la etiqueta 'Hecho en China' probablemente figuren en una lista de 200 folios que enumera los bienes que podrían ser objeto de nuevos aranceles del 10% por parte del gobierno de Donald Trump. El presidente Xi Jinping prometió responder golpe por golpe.

La respuesta del Gobierno chino incluía la imposición de aranceles del 25 % a 545 productos estadounidenses por valor de 34.000 millones de dólares, la mayoría de ellos agrícolas (sobre todo soja) y productos de consumo como automóviles o whisky.

El país "tiene la intención de dirigirse de inmediato a la Organización Mundial de Comercio (OMC) con una demanda adicional en cuanto Estados Unidos aplique las medidas unilaterales".

"Los participantes del mercado reaccionaron al hecho de que el principal socio comercial de Japón es China, seguido de Estados Unidos, por lo que una guerra comercial entre ambos países podría tener efectos adversos sobre la economía japonesa", acotó el Banco Base.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aumentó la presión sobre sus aliados de la OTAN, a quienes urgió durante una cumbre tensa en Bruselas a duplicar su compromiso en gasto militar nacional y alcanzar el 4% del PBI.

"Hemos sido muy claros y precisos con respecto a los cambios específicos que China debería emprender".

A su vez, Pekín ha comunicado este miércoles que se verá obligado a tomar represalias por los nuevos aranceles que está impulsando Trump.

China ha considerado "totalmente inaceptable" la decisión de Estados Unidos de imponer nuevos aranceles a productos chinos, y ha anunciado que tomará "las contramedidas necesarias", aún sin detallar.

Los miembros del Congreso cuestionan las políticas comerciales agresivas del mandatario y advierten que los aranceles a las importaciones incrementan los precios para los consumidores y exponen a los agricultores y productores estadounidenses a represalias en el extranjero.

Pekín ha dicho que responderá las crecientes acciones arancelarias de Washington incluso con "medidas cualitativas", una amenaza que las empresas estadounidenses en China temen que signifique desde inspecciones más rigurosas hasta demoras en la aprobación de inversiones e incluso boicots de consumidores.