Miércoles, 19 Setiembre, 2018

Detienen a sacerdote chileno acusado de abuso

El fiscal de Chile durante la detenci El fiscal de Chile durante la detenci
Eleena Tovar | 13 Julio, 2018, 04:56

Con esas palabras, el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, se refirió al allanamiento que se realizó la mañana de este jueves al Arzobispado de Santiago en el marco de la investigación en contra del excanciller Óscar Muñoz, quien fue detenido durante esta jornada tras ser acusado de abuso sexual y estupro a menores.

Este viernes será formalizado por abusos sexuales reiterados y estupro. "No se puede descartar que haya más víctimas", complementó el persecutor.

El fiscal regional de O'Higgins, Emiliano Arias, precisó que los delitos no están prescritos y que fueron cometidos en Rancagua y en la región Metropolitana.

Mañana será la formalización de Muñoz en Rancagua. Ambos han sido sindicados como encubridores del mayor cura pedófilo chileno, Fernando Karadima, por algunas de sus víctimas.

"Cualquier persona que haya estado en un encubrimiento va a ser investigada penalmente (.) Es encubridor aquel que con conocimiento de la comisión de un delito en definitiva, con posterioridad, facilita que éste no sea descubierto".

Respecto a la aprehensión de Muñoz sostuvo que siente "un dolor muy grande por él, por su familia, por las víctimas". La fiscalía tiene antecedentes de siete casos de personas que en el momento de los hechos tenían entre 11 y 17 años.

Cabe mencionar que Muñoz Toledo fue detenido porque se autodenunció por casos de abusos sexuales, entre los que se encontrarían algunos miembros de su propia familia.

El padre de uno de los agredidos por Muñoz declaró en enero que su hijo era menor de edad cuando sufrió "un par de manoseos, caricias".

El escándalo de la Iglesia chilena llega al extremo de que sus 31 obispos pusieron sus cargos a disposición del papa Francisco en mayo mientras estaban en Roma convocados por el pontífice y luego de un demoledor documento que les leyó, donde entre otras cosas, les dijo que causaron más daños a las víctimas al no acogerlas, que se destruyeron pruebas comprometedoras y que estaban centrados en sí mismos, no en los fieles.