Jueves, 15 Noviembre, 2018

Ortega llega atrasado al "repliegue", la importante fiesta sandinista

Nicaragua Este lunes también militantes oficialistas agredieron a sacerdotes en la catedral de Diriamba en el oeste del país | EPA
Eleena Tovar | 14 Julio, 2018, 07:49

En medio del paro, grupos de seguidores de Ortega, ondeando banderas del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda), empezaron a reunirse en sectores de la carretera entre Managua y Masaya, 30 km al sur de la capital.

Ambas acciones se realizan entre temores en medio de una desbordada violencia que deja unos 270 muertos y unos 2.000 heridos en tres meses de protestas contra el gobierno.

Según seguidores de la oposición, el paro se cumple en 90%, aunque medios oficialistas reportan normalidad en algunas zonas de comercio.

"El día viernes 13 de julio estaremos conmemorando el 39 aniversario del histórico repliegue táctico a Masaya, #AlRepliegueConDaniel, con una caravana masiva de motocicletas, automóviles, camionetas y camiones, llenos de alegría, convicción y mística revolucionaria", dice la invitación del Gobierno.

"Vaciemos las calles porque no queremos más represión y porque queremos que se vayan", llamó la Alianza Cívica a pocas horas de iniciar el paro, el segundo luego del realizado el 14 de junio, cuando hubo cuatro muertos.

Las protestas estallaron el 18 de abril contra una reforma al sistema de pensiones, pero tras la represión se extendieron a la exigencia de salida del poder de Ortega, que gobierna desde 2007 por tercer periodo consecutivo y a quien acusan de crear una dictadura junto con su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

En la tercera jornada de presión de la Alianza, los opositores irán el sábado en caravana de vehículos por los conflictivos barrios orientales de Managua.

"Vamos a seguir aquí (en las calles) por la justicia y la democracia", dijo el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Michael Healy, antes del inicio de la movilización, que arrancó una vez que los manifestantes entonaron el himno nacional.

Pero ante la tensión, el festejo se postergó y será una caravana hacia el norte de Masaya, pues en el sur está el combativo barrio indígena Monimbó, atrincherado en resistencia contra Ortega.

"Ha cometido actos criminales atacando unidades de policía y oficinas de la alcaldía de Morrito, departamento de Río San Juan, y es responsable del asesinato y masacre de compañeros policías y un maestro de primaria", manifestó el canciller Denis Moncada durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA para analizar la crisis en la nación centroamericana.

Para el gobierno, que ha rechazado los informes de la CIDH y las acusaciones de represión, las manifestaciones son parte de un plan orquestado por la derecha para dar un golpe de Estado. "No al repliegue", "jamás nos rendiremos", "Monimbó resiste hoy, mañana y siempre", se lee en paredes y barricadas que reforzaron sus pobladores contra las fuerzas policiales que actúan con paramilitares.

Estados Unidos, que adoptó sanciones contra tres altos allegados de Ortega y a funcionarios de la Policía, aumenta su presión contra el gobierno nicaragüense. No se trata de no apoyar el paro, sino del sustento de nuestras familias.

Ortega, exguerrillero sandinista de 72 años, peleó en la insurrección popular para derrocar al dictador Anastasio Somoza, y muchos opositores hacen un paralelismo.

A fin de hallar una salida a la crisis, la Iglesia católica propuso adelantar los comicios de 2021 a 2019 en el diálogo que media entre el gobierno y la Alianza. Más de 200.000 empleos se han perdido y el Banco Central rebajó la proyección de crecimiento de 4,9% a 1%.