Sábado, 15 Diciembre, 2018

Ortega afirma que obispos apoyan a "sectas" para asesinar a nicaragüenses

OEA rechaza resolución de Nicaragua que pedía respeto a Ortega afirma que obispos apoyan a "sectas" para asesinar a nicaragüenses
Eleena Tovar | 20 Julio, 2018, 22:05

El Embajador de Venezuela en Nicaragua, Javier Arrúe, invitado a la celebración del 39 aniversario del Triunfo de la revolución Sandinista expresó que Nicaragua hoy muestra cómo se defiende la paz e hizo un llamado a todo el pueblo de la tierra de Sandino para continuar apoyando el proyecto revolucionario que encabeza el Comandante Daniel.

"Siendo testigo por los medios de comunicación de tanta violencia, brutalidad y muerte queremos hacer patente nuestra solidaridad a los familiares de las victimas así como con todo el pueblo nicaragüense".

"(Los obispos) están comprometidos con los golpistas", denunció Ortega.

Ante esas críticas, el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, llevó al Consejo Permanente su propia resolución, en la que se reclamaba a la comunidad internacional respeto a su "autodeterminación" y se culpaba a "grupos internacionales terroristas" de instigar la violencia.

Me leyeron la cartilla, sacaron la estrategia y ahí decían, hay que cambiar ya al poder judicial y electoral, a la Contraloría, a todos los poderes del Estado, a la Asamblea Nacional, quitar al presidente y adelantar las elecciones.

Sin embargo, no todos los nicaragüenses son sus detractores.

En las últimas semanas, el gobierno de Ortega endureció la represión contra los opositores que bloquearon carreteras y controlaron ciudades, hasta desalojar por la fuerza a sus adversarios.

Morales es uno de los principales aliados políticos de Daniel Ortega y sus países son parte de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba).

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, afirmó que el Estado es el garante de la voluntad del pueblo que desea vivir en paz, sin odio y sin violencia. Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980.

Estados Unidos analiza "todas las opciones" en la búsqueda de una solución a la crisis en Nicaragua, donde en tres meses de protestas contra el gobierno de Daniel Ortega han muertos más de 300 personas, según organizaciones de derechos humanos.

Ortega es responsabilizado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) de "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven de Nicaragua".

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó ayer una resolución que pide a Ortega apoyar "un calendario electoral" acordado en el diálogo nacional, mediado por la Iglesia católica, en una fórmula que busca elecciones anticipadas como vía para salir de la crisis.

La resolución fue aprobada con el voto a favor de 21 de los 34 países miembros activos de la OEA, mientras que Nicaragua, Venezuela y San Vicente y las Granadinas votaron en contra.

La fuerzas han reprimido brutalmente las manifestaciones en Nicaragua. Los jóvenes que suman 92 días en las calles han pintado su frase instando a las personas a mantenerse firme en sus ideales ante el Gobierno que los reprime.

Las autoridades de Nicaragua han negado reiteradamente dichos señalamientos.