Viernes, 19 Octubre, 2018

Melania Trump y su gesto de horror después de saludar a Putin

Trump dice que Putin es personalmente responsable de la injerencia en las elecciones de 2016 Portavoz de la Casa Blanca corrige el “no” de Trump sobre la “amenaza” de Rusia
Eleena Tovar | 21 Julio, 2018, 03:54

Los legisladores demócratas del Congreso federal están exigiendo que se lleven a cabo audiencias en el Capitolio sobre la reunión en Helsinki entre Trump y Putin y, para conocer con precisión lo que se habló entre los ambos mandatarios, están pidiendo que se cite a testificar a la traductora estadunidense que estuvo presente en la sesión presidencial en Finlandia.

Además, dijo que sería ingenuo esperar que en una cumbre de pocas horas se resolvieran problemas que se remontan a varios años, pero que habían empezado el camino para mejorar las relaciones bilaterales.

Las denuncias rusas, que incluyen al exembajador estadounidense en ese país Michael McFaul, tienen que ver con fraude y corrupción.

El martes, sin embargo, Trump dijo que se había equivocado en la conferencia en Helsinki. "Hay mucha gente por ahí".

Asimismo, defendió su cumbre con Putin y manifestó que fue un éxito a pesar de las numerosas críticas que ha recibido a nivel interno por parte de políticos demócratas y republicanos. Pero Trump concentró su ira en la prensa: "Los Medios de Noticias Falsas están tan ávidos de un gran enfrentamiento con Rusia, incluso un enfrentamiento que pudiera conducir a la guerra". Presionan con tanta irresponsabilidad y detestan el hecho de que probablemente tendré una buena relación con Putin.

El enfrentamiento entre Coats y Trump se remonta al pasado lunes, cundo el mandatario puso en duda las conclusiones de sus propios servicios de inteligencia sobre la posible injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016.

"Realmente queremos que Rusia sea fuerte, porque creemos que una Rusia fuerte, segura, próspera y estable beneficia a todo el mundo", dijo Clinton en una entrevista al periodista ruso Vladímir Pózner durante su visita al país euroasiático en 2010.