Martes, 20 Noviembre, 2018

Nicaragua: Multitudinaria marcha en apoyo de la revolución sandinista

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo en la celebración El presidente de Nicaragua Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo en la celebración
Eleena Tovar | 21 Julio, 2018, 02:53

"El Episcopado propuso a Ortega, el 7 de junio pasado, adelantar los comicios generales de noviembre de 2021 al 31 de marzo de 2019, sin que él pueda presentarse a la reelección, para superar la crisis, lo que, según el mandatario, lo "sorprendió" y se dijo: "(Los obispos) están comprometidos con los golpistas".

La condena de la OEA dejó aún más aislado al gobierno de Ortega y bajo una fuerte presión de la comunidad internacional. En un tuit, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, contestó que "la Iglesia no sufre por ser calumniada, agredida y perseguida".

Luego, comparó a los manifestantes con una "fuerza diabólica".

El prestigioso diario francés Libération -tradicional medio de izquierda y centro izquierda- no tuvo el menor reparo en pedir en su portada la salida de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, luego de semanas de sangrienta represión que se ha cobrado la vida de más de 350 personas, según organismos de DD. HH. "La derecha está siendo financiada por los Estados Unidos para venir a botarnos la revolución que nos ha costado, y esta revolución no se va a caer así por así", dijo de su lado Edith Hernández, 66 años. Otra opción, añade la Organización, sería apoyar a la investigación de los actos de violencia que se han registrado en el país... pero no con sus instancias, sino con el recién establecido Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). En Masaya, cuyos pobladores acostumbraban salir en caravana a Managua para el 19 de julio, las familias se resguardaron en sus casas, mientras los paramilitares que tienen ocupada la ciudad bailan al son de música sandinista.

Ciudades como Masaya, León, Estelí, Matagalpa y los barrios orientales de Managua, que fueron bastiones de la lucha contra la dictadura de Somoza, se han levantado contra Ortega, que ha calificado las protestas como un intento de golpe de Estado. Los jóvenes que suman 92 días en las calles han pintado su frase instando a las personas a mantenerse firme en sus ideales ante el Gobierno que los reprime. "No permite ejercer el derecho de los nicaragüenses a organizarse, a elegir libremente a sus autoridades, cerró todas los espacios y posibilidades políticas" de participación, dijo Sotelo a AFP.

Sotelo consideró que la victoria contra los bloqueos de vías llegó a un precio alto para Ortega.

"El presidente, políticamente y moralmente, perdió mucho".

Aliado de los empresarios, Ortega despertó críticas por tomar pleno control de los poderes del Estado: el parlamento, la justicia y el tribunal electoral.

Las protestas comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.