Martes, 14 Agosto, 2018

Perseidas 2018: cómo ver la lluvia de estrellas de forma "excelente"

Dado Ruvic  Reuters Dado Ruvic Reuters
Ramiro Mantilla | 10 Agosto, 2018, 18:55

"Este año los cubanos tendremos la posibilidad de ver este hermoso espectáculo, el cual, según afirma Francisco González, especialista de la dirección de Astronomía del Instituto de Geofísica y Astronomía (IGA) se verá favorecido por la fase de luna nueva que aporta mayor oscuridad al cielo nocturno".

Este 2018 será espectacular para observar las Perseidas, también llamadas las Lágrimas de San Lorenzo por su cercanía con la festividad de San Lorenzo el 10 de agosto. Este fenómeno astronómico será visible en todo el hemisferio norte del 17 de julio al 24 de agosto.

Durante el punto máximo, el domingo en la noche y la madrugada del lunes, podrías ver hasta 110 meteoros por hora o, en promedio, casi dos por minuto. En un sitio bien oscuro y con el radiante alto sobre el horizonte puede superar el centenar.

Entonces vendrá la mejor parte, a medida que la Tierra se desplaza por la parte más densa de la nube de restos cósmicos que dejó el cometa Swift-Tuttle, el cual pasa por nuestro planeta y el Sol una vez cada 133 años. Cada cometa va formando así un anillo en el que se encuentran numerosos fragmentos cometarios.

Las lluvias de meteoros como las Perseidas son causadas por corrientes de meteoroides que golpean la atmósfera de la Tierra.

Lo que conocemos como lluvia de estrellas es nada más y nada menos que la fricción de los meteoros con los gases atmosféricos, que se calcinan y vaporizan y aparecen brillantes durante una fracción de segundo. No se trata por tanto de una estrella sino de una partícula de polvo incandescente. Esta órbita está llena de partículas pequeñas, que han sido liberadas por el cometa en sus pasos anteriores. La correspondiente lluvia de meteoros parece tener un único centro de origen, un punto del que parecen surgir todas las estrellas fugaces. Recuerde, no tiene que mirar directamente a la constelación para verlos. Para poder ver esta popular lluvia de estrellas, basta cualquier lugar con tal de que proporcione un cielo oscuro, siendo preferible observarlas desde un lugar que tenga pocos obstáculos para la vista (como edificios, árboles o montañas), y no utilizar instrumentos ópticos que limiten el campo de visión.