Martes, 14 Agosto, 2018

La Nasa enviará una sonda a la atmósfera del Sol

La NASA ultima el lanzamiento hacia el Sol La misión Parker parte rumbo al Sol
Ramiro Mantilla | 11 Agosto, 2018, 01:25

La NASA ha anunciado este jueves que ha concluido los procedimientos finales para lanzar el 11 de agosto la sonda espacial Parker Solar Probe, que se acercará al Sol como ninguna otra antes. Entonces realizará 24 órbitas durante siete años, acercando gradualmente la nave cada vez más al Sol. El objetivo principal de la misión es revelar cómo la energía y el calor se mueven a través de la corona y qué acelera el viento solar.

La sonda llevará a cabo sus investigaciones científicas en una región peligrosa de intenso calor y radiación solar, señaló la NASA.

Los científicos llevan buscando respuestas a estas cuestiones desde hace más de 60 años, pero hasta ahora los avances en ingeniería térmica no habían permitido enviar una sonda para soportar temperaturas de 1.377 ºC.

Volando en la parte más externa de la atmósfera del Sol, conocida como la corona, por primera vez, Parker Solar Probe empleará una combinación de mediciones in situ e imágenes para revolucionar nuestra comprensión de la corona y ampliar nuestro conocimiento sobre el origen y la evolución del viento solar.

Respecto al nombre de la misión, es un homenaje al veterano astrofísico estadounidense Eugene N. Parker, que ha teorizado sobre el viento solar y cómo -a través de nanoflares o explosiones solares- se podría explicar el hecho de que la corona o atmósfera del Sol esté más caliente que su superficie.

La sonda forma parte del programa "Living With a Star" (viviendo con una estrella) de la NASA para explorar aspectos del sistema Sol-Tierra que afectan directamente a la vida en nuestro planeta.

La nave incorpora cuatro conjuntos de instrumentos (FIELDS, WISPR, SWEAP e ISOIS) para estudiar los campos magnéticos, el plasma, las partículas energéticas y el viento solar.

Luego será el turno de la Agencia Espacial Europea (ESA), con la sonda Solar Orbiter, cuyo lanzamiento -inicialmente previsto para octubre- se postergó por un retraso técnico para febrero 2020, justo a tiempo para entrar en la ventana prevista de mínima actividad solar. "Es muy emocionante que finalmente podamos echar un vistazo. Siempre las hay", añadió. A sus 91 años confía en que los resultados de Parker Solar Probe ayuden a resolver este y otros misterios de nuestra estrella.

Esta desafío en el sol entre las dos sondas está alimentado también por la contribución italiana.