Jueves, 13 Diciembre, 2018

Acusan de abuso sexual a 300 curas en EUA

Más de 300 curas acusados de abusar sexualmente de más de mil niños en Pensilvania Acusan a más de 300 sacerdotes de abuso sexual durante 60 años
Eleena Tovar | 16 Agosto, 2018, 02:26

"Algunos fueron manipulados con alcohol o pornografía". Aunque menciona a dos curas que a raíz de la investigación han sido inculpados: uno está denunciado por eyacular en la boca de una niña de siete años y el otro por agredir sexualmente a dos niños durante años, hasta 2010.

Un informe la Corte Suprema de Pensilvania, EEUU, ha revelado cientos de casos de abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia católica.

Es necesario combatir contra este crimen "para garantizar -afirma la diócesis de Scranton- que ningún niño sea víctima de abusos y que ningún culpable sea protegido".

En una conferencia de prensa, el fiscal general del estado, Josh Shapiro, denunció que la situación fue solapada durante décadas por altos funcionarios de la Iglesia en Pennsylvania e incluso en el Vaticano con el objetivo de evitar que el escándalo se mediatizara, algo que con las revelaciones de hoy ha sucedido finalmente.

Este documento es producto del trabajo de dos años de investigación, contiene información sobre seis diócesis de las ocho que existen en Pennsylvania y que requirió a los miembros del gran jurado, entre otras cosas, la revisión de dos millones de documentos diocesanos.

Como consecuencia de esto, "casi todos los casos de abuso que encontramos son demasiado viejos para ser enjuiciados", declara el informe. Esta investigación, que logró identificar a más de 1.000 víctimas infantiles, es la más exhaustiva que se ha llevado a cabo sobre el abuso sexual de la Iglesia Católica en Estados Unidos.

"Algunos fueron violados oralmente, algunas vaginalmente, algunos analmente", agrega el informe de más de 1.300 páginas que documenta los presuntos abusos. La Diócesis concluyó que "la experiencia no tendría que ser necesariamente un terrible trauma" para la víctima y que a la familia sólo había que darle "una oportunidad para ventilarlo". El sacerdote le fue permitido ejercer el ministerio sin restricciones por varios años, pese a su confesión.

Alfred Schlert, vicario general en ese momento, fue copiado en un memorando de 1998 sobre el padre de la víctima, quejándose de que Lawrence todavía estaba en el ministerio.

"A pesar de una confesión documentada de abuso sexual infantil, los obispos Joseph McShea, Thomas Welsh y Edward Cullen le permitieron a Lawrence permanecer en el ministerio activo", dijo el informe. "Oramos para que todos los sobrevivientes de abuso sexual encuentren curación, consuelo y fortaleza en la amorosa presencia de Dios mientras la Iglesia se compromete a continuar restaurar la confianza mediante el acompañamiento, la comunión, la responsabilidad y la justicia".

El informe acusa al cardenal Donald Wuerl, exobispo de Pittsburgh que ahora lidera la archidiócesis de Washington, de ocultar los casos.

El obispo de Harrisburg, Ronald Gainer, dijo a principios de este mes que eliminaría los nombres de todos los obispos acusados de edificios y habitaciones diocesanas.

"Ha habido otros reportes sobre abuso sexual infantil dentro de la Iglesia Católica". Sin embargo, se han presentado cargos contra dos sacerdotes, uno en la diócesis de Erie y otro en la diócesis de Greensburg, ambos por abuso de menores.