Jueves, 20 Setiembre, 2018

El exjefe de campaña de Trump se declarará culpable de conspiración

Eleena Tovar | 16 Setiembre, 2018, 16:54

El acuerdo de cooperación logrado el viernes entre Paul Manafort, el exjefe de campaña del ahora presidente, Donald Trump, y la fiscalía especial de la trama rusa aumenta la presión sobre el mandatario, que ve cómo quienes fueron parte de su círculo más cercano colaboran con las autoridades.

Manafort, de 69 años, está en espera de conocer la sentencia por ocho delitos de fraude después de que el mes pasado fuera declarado culpable de haber ocultado al fisco 16 millones de dólares ganados como asesor del gobierno ucraniano del prorruso Victor Yanukovich. "No está relacionado en absoluto", dijo la vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

La fiscalía especial de Robert Mueller, quien indaga la injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016, cambió la acusación penal contra Manafort a un acuerdo de culpabilidad.

No está claro si el ex jefe de campaña de Trump planea cooperar con la oficina del fiscal o qué tipo de información podría aportar a la investigación de Mueller, pero desempeñó varios cargos en la campaña presidencial y estuvo presente en la reunión de junio de 2016 en la Trump Tower, con varios funcionarios y un abogado ruso.

Como parte del trato, el gobierno podría confiscar las casas de Manafort en la ciudad de Nueva York, en los Hamptons y en Virginia, así como el dinero de sus cuentas bancarias y pólizas de seguro de vida. La razón: "el presidente no hizo nada malo y Paul Manafort dirá la verdad".

Los juicios contra Manafort efectivamente no están relacionados ni con la trama rusa ni con la posible obstrucción de justicia que investiga el equipo de Mueller. Manafort enfrenta una pena de entre 7 y 10 años en prisión por ese caso. Esto es un indicio de que los abogados de Manafort habrían llegado a un acuerdo para que se declare culpable.

El acuerdo convierte a Manafort en el último miembro del círculo interno del presidente Trump en cooperar con la investigación que se avecina sobre su presidencia.

Sin embargo, su "cooperación plena" con el FBI es importante porque, como expresidente de la campaña presidencial de Trump durante cinco meses, seguramente será interrogado sobre todo lo que sabe de los contactos de la campaña con autoridades de Rusia en 2016.