Martes, 23 Octubre, 2018

Brasil: Bolsonaro ganó pero habrá segunda vuelta

[Minuto a Minuto] Sigue aquí la elección presidencial en Brasil Bolsonaro y Haddad irán a segunda vuelta
Manuel Armenta | 09 Octubre, 2018, 17:21

Con el 96 por ciento de las urnas escrutadas, Bolsonaro ganaba la primera ronda con el 46,7 de los votos válidos, mientras que Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), llegaba al 28,37 por ciento.

El “Mito”, como lo llaman sus seguidores, reiteró que Brasil “no puede volver a apostar en la izquierda y el comunismo” y reafirmó que, si gana la segunda vuelta del 28 de octubre, su plan pasa por reducir el número de ministerios, privatizar estatales y acabar con la corrupción.

Muchos creen también que los socialdemócratas se equivocaron al apostar en Alckmin, político con mucha experiencia como gobernador de Sao Paulo pero de escasa proyección nacional, sin carisma alguno y con una bien ganada fama de "aburrido" que hasta él reconoce.

Por su parte, Haddad prometió un Brasil "profundamente democrático" y agradeció al expresidente Lula. Ciro Gomes, el tercer más votado, no ha ofrecido su apoyo al candidato petista de manera tajante pero sí ha dicho que "él [Bolsonaro] no, sin duda", en referencia a las manifestaciones en contra del candidato.

Para el doctor en Ciencia Política Andrés del Río, magíster en relaciones internacionales y profesor de la Universidad Federal Fluminense de Brasil, los candidatos tienen diferencias irreconciliables en sus posturas de muchos temas como la deuda pública, la concepción de los agronegocios, el comercio internacional o los tributos. La pregunta es si logrará hacerlo en 20 días.

Una de las bazas de la formación fue la expresidenta Dilma Rousseff, destituida en 2016 por el Congreso y quien lideraba todos los sondeos previos a las elecciones para uno de los dos escaños por el estado de Minas Gerais, pero quedó en cuarto lugar con un 15,35 % y está fuera del Senado.

Durante la campaña prometió atacar el crimen y la corrupción.

Los demás candidatos en carrera tuvieron votaciones bastante mediocres y son el primer elemento para explicar el fenómeno de Bolsonaro. "Votará en uno para que no gane otro y eso refleja falta de opciones y de madurez democrática", analizó entonces.

Haddad fue oficializado como candidato hace menos de un mes, después de que un tribunal electoral inhabilitase la postulación de Lula.

En su último video en Facebook, prometió gobernar "inclusive" para los ateos y para los homosexuales. "Gobernaremos para todo el mundo, para los gays incluso, que hay gays que son padres, que son madres", afirmó Bolsonaro quien acaricia la presidencia.

Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), que quiere dotar de armas a los civiles -en un país con 63.000 muertes anuales-, ha calado entre un electorado cansado de la crisis económica, la inseguridad y la clase política tradicional.

Si bien no logró imponerse en primero turno, porque los estados del noreste, una de las regiones más pobres y más beneficiadas por las políticas de reducción de pobreza y desigualdad durante 13 años del PT, se mantuvieron como bastiones de la izquierda.

En un discurso después de confirmarse que había pasado a la segunda vuelta, Haddad dijo que que se sentía "desafiado por los resultados, que nos alertan de los riesgos que enfrenta la democracia en Brasil".

El récord anterior pertenecía a otro legislador de extrema derecha, Eneas Carneiro, un extravagante médico de larga barba negra fallecido en 2007, que obtuvo 1,5 millones de votos.

Según Haddad, en la segunda vuelta los brasileños elegirán entre el neoliberalismo y el estado del bienestar que él propone.