Domingo, 21 Octubre, 2018

Elefante le da tremendo empujón a Melania Trump

Loeb  AFP Loeb AFP
Eleena Tovar | 10 Octubre, 2018, 16:37

Melania Trump, esposa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió un empujón de un elefante durante su visita a un santuario de conservación de elefantes huérfanos en Kenia.

Lee esta nota: Cierra bar y dos días después lo nombran como ¡el mejor del mundo! Mientras estaba de visita en Kenia, la primera dama estadounidense fue empujada por un elefante.

No obstante, el uso del caso blanco fue asociado rápidamente a los expedicionistas colonialistas, quienes se caracterizaban por usarlo y ser esclavistas.

El sombrero fue popular entre los militares europeos en sus colonias distribuidas por África y la India, convirtiéndose incluso en un accesorio de sol para los civiles que visitaban el lugar en la década de 1930, según reportes de la cadena de noticias CNN. "La falta de comprensión de las normas culturales y demás me desconcierta", escribía una usuaria de Twitter comparando gráficamente la vestimenta de Trump.

Con la mano en la cabeza para evitar que el viento de Guiza le arrebatara el sombrero blanco que la protegía del sol, la primera dama apareció en el complejo arqueológico poco después de la media tarde para realizar una visita que comenzó frente a la esfinge.

Pero esto no fue lo único que pasó en este país, la primera dama tuvo la oportunidad de acariciar y alimentar varios elefantes bebés, uno de ellos casi la tumba.

La gira de Melania, de 48 años, al continente africano se centró en el bienestar de los niños, visitó hospitales, colegios y refugios en los cuatro países. Foto/AFP La primera dama estadounidense, Melania Trump durante su viaje a África, con paradas en Ghana, Malawi, Kenia y Egipto.

Melania Trump dice que en ocasiones le ha pedido al presidente que deje su teléfono.

En el momento de usar la polémica chaqueta, Trump estaba abordando un avión para visitar una instalación de Texas que albergaba a niños migrantes separados de sus padres. La leyenda 'I really don't care, do u?' ('Realmente no me importa, ¿y a ti?) decoraba la parte trasera de su espalda, en lo que muchos consideraron un feo gesto a los pequeños y a la situación de los inmigrantes.