Martes, 18 Diciembre, 2018

Google apela multimillonaria multa impuesta por la Unión Europea

Google apela multa por abuso de posición dominante Google recurre la millonaria multa de la UE por abuso de posición dominante en Android
Manuel Armenta | 12 Octubre, 2018, 18:53

El gigante tecnológico Google presentó un recurso de apelación contra la multa de 4.343 millones de euros que le impuso en julio la Unión Europea (UE) por violar las normas de libere competencia al ejercer una posición dominante con su sistema operativo Android, presente en cera del 80 por cierto de los dispositivos móviles del mundo. Un ecosistema pujante, rápidas innovaciones y precios más bajos son distintivos clásicos de una fuerte competencia. "Recurriremos la sentencia de la Comisión", declaraba un portavoz de Google tras conocerse la sentencia. Estas prácticas han privado a sus competidores de la posibilidad de innovar y competir en función de sus méritos.

No es la primera vez que Google recibe multas por este tipo de comportamientos.

Tras ponerle un 2017 una multa de casi 3.000 millones de dólares por abuso de posición que hizo a través de su sistema de compra online Google Shopping, parecía que la Comisión Europea ya le había demostrado a Google que si se pasaba de la raya en el viejo continente, le atacaría dónde más suele dolerle a una empresa: en los activos económicos.

Los problemas de Google en Europa han llegado incluso hasta la Casa Blanca.

Hace un par de meses cuando la multa se dio a conocer, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó ásperamente este jueves la multimillonaria multa aplicada por la Unión Europea a la firma Google, y en un tuit se quejó de que el bloque europeo se "ha aprovechado".

Google responde a la multa millonaria de la Unión Europea (UE). "Ellos realmente se han aprovechado de Estados Unidos, ¡pero no lo harán por mucho más tiempo!", manifestó.

Ahora la decisión está en manos de la Justicia europea.

Según la decisión de la Comisión Europea, Google violó las regulaciones antitrust de tres formas distintas: Pidiéndole a los fabricantes que incluyesen Google Search y Chrome en sus dispositivos Android; pagándoles para pre-instalar Search de forma exclusiva; y evitando que los fabricantes vendiesen dispositivos Android con elementos que no hubieran sido aprobados por la misma Google.