Martes, 18 Diciembre, 2018

Wall Street sufrió la peor caída en lo que va del año

Wall Street se derrumba arrastrado rendimientos de EU Wall Street
Manuel Armenta | 12 Octubre, 2018, 04:10

El índice Dow Jones se desplomó 831 puntos este 10 de octubre, siendo la peor marca en ocho meses y que representa el 3.15% al situarse en 25 mil 599 puntos.

Wall Street cerró este miércoles con fuertes pérdidas, que se aceleraron en la última media hora, y el Dow Jones de Industriales cayó 3,15%, su peor descenso desde febrero, en medio de ventas generalizadas en el sector tecnológico.

La bolsa de Tokio perdió 3,89 %, la de Shanghái más de 5 % y la de Hong Kong 3,5 %. El lastre arrastró a las Europeas: París abrió a -1,50 %, Londres a -1,35%, Fráncfort a - 1,31% y Madrid a -1,87%.

Los mercados están "amenazados", estima Stephen Innes, responsable de las transacciones Asia-Pacífico en OANDA, una empresa de servicios financieros.

Los treinta valores que cotizan en el grupo del Dow Jones terminaron a la baja y tuvieron las mayores pérdidas Nike (-6,81 %), Visa (-4,77 %), Boeing (-4,66 %).

"El ambiente mundial es de nerviosismo, ante la subida de las tasas de rendimiento de los bonos, así como las preocupaciones en torno al endurecimiento de las políticas" de los bancos centrales, añadió la firma Charles Schwab en un comunicado. Trump hizo esas declaraciones tras una jornada negra en Wall Street, lo que aumentó el efecto.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, justificó el jueves la subida de los tipos de interés, calificándola de "necesaria" e "inevitable" para economías como Estados Unidos, con un crecimiento fuerte, un aumento de la inflación y un desempleo "extremadamente bajo".

Los analistas de Wall Street observan que aún existen muchas dudas de los inversionistas sobre el camino que tomará la Reserva Federal (Fed) para subir las tasas de interés a corto plazo, elevando el costo de todo tipo de préstamos.

La caída del miércoles en Wall Street se explica, sobre todo, por los malos resultados de los valores tecnológicos, que suelen ser el principal factor de crecimiento de la bolsa de Nueva York, pero que llevan una semana con problemas.