Martes, 23 Octubre, 2018

Primer ratón con dos madres y sin padre

CHINA. El trabajo fue realizados por investigadores de la Academia China de Ciencias CHINA. El trabajo fue realizados por investigadores de la Academia China de Ciencias
Eleena Tovar | 13 Octubre, 2018, 03:37

"Nos interesaba la cuestión de por qué los mamíferos sólo pueden experimentar la reproducción sexual", señaló a la revista el coautor del estudio Qi Zhou, de la Academia China de Ciencias.

Hasta ahora, los mamíferos (incluidos los seres humanos) sólo podían reproducirse tras la unión de un óvulo materno y semen paterno, pero estos científicos chinos han logrado con ratones romper esta regla de la biología utilizando técnicas de ingeniería genética.

Anteriormente, los científicos habían logrado crías de ratón a partir de progenitores del mismo sexo, pero las crías tenían anomalías graves y los métodos usados requerían enrevesadas secuencias de manipulaciones genéticas, que a veces implicaban varias generaciones de ratones.

Aunque son muchas las especies de animales que son capaces de reproducirse sin ser una pareja macho-hembra, como sucede con los peces, anfibios y reptiles, en el caso de los mamíferos es un proceso más complejo.

El estudio desarrolló un complicado proceso de manipulación genética con el que eliminaron anormalidades generadas en el proceso reproductivo de parejas del mismo sexo.

En los mamíferos, de acuerdo con el mismo reporte publicado en el medio, se necesita un patrón correcto de genes tanto de la madre como el padre, para que un embrión pueda salir y hacerlo bien. Así, las crías a las que les falta el material genético de uno de los dos progenitores pueden sufrir importantes anomalías del desarrollo o no ser viables. Mezclar material genético de parejas del mismo sexo presenta el riesgo de que los bebés reciban dos conjuntos de improntas genéticas.

Esto se logró gracias a la combinación de técnicas de edición genética y uso de células madre, que consistió en tomar un óvulo de una hembra de ratón y un tipo especial de célula (una célula madre embrionaria haploide) de otra, en el cual Ambos contenían la mitad de las instrucciones genéticas necesarias o el ADN, pero simplemente unirlos no era suficiente. "Explorar cómo aplicar tecnologías similares en un futuro cercano a los humanos es imposible".

Eliminaron tres regiones improntadas de las ESC haploides de hembra y las inyectaron en óvulos de otra hembra. Los ratones nacieron sanos, vivieron hasta la edad adulta y tuvieron su propia descendencia de manera normal. Así se consiguieron crías que tenían solo ADN de los dos padres varones, pero solo sobrevivieron 48 horas tras el parto. Pero para esto, se eliminaron 7 fragmentos de ADN y ninguna de las crías sobrevivieron más allá de 48 horas. "Además, nuestro trabajo también es interesante para el estudio de la impronta genómica y el avance en la clonación animal", concluye la investigadora. "Los autores han hecho un paso extremadamente importante para entender por qué los mamíferos solo se pueden reproducir sexualmente".