Domingo, 16 Diciembre, 2018

Malasia decide abolir la pena de muerte; un boliviano resultará beneficiado

Se salvan los chilenos Malasia anuncia abolición de pena de muerte y paraliza 1200 ejecuciones pendientes Mahathir Mohamad primer ministro malayo hizo el anuncio
Eleena Tovar | 14 Octubre, 2018, 10:03

El gobierno de Malasia decidió abolir la pena capital, a la que se oponían cada vez más ciudadanos en este país con más de 1.200 presos en el corredor de la muerte, entre ellos dos turistas chilenos que desde hace un año tratan de evitar esa condena.

Malasia dejará de aplicar la pena de muerte próximamente, informó la versión digital del periódico Straits Times, citando la administración del primer ministro del país.

El ministro dijo que se espera que los proyectos para derogar, tanto la Ley de Sedición, como la pena de muerte, se presenten ante el Parlamento en su reunión del lunes próximo, según un reporte de la edición electrónica del diario The Malay Mail.

La pena de muerte, por ahorcamiento, está vigente en la ley de Malasia para una serie de crímenes que van desde el asesinato hasta el secuestro, pasando por la posesión de armas de fuego y el tráfico de drogas.

A raíz de la oposición cada vez más grande con respecto a la pena de muerte, el gobierno de Malasia optó por abolir esta condena.

En la misma línea, Liew Vui Keong, un alto funcionario del gobierno, adelantó que se aplicará una moratoria a las ejecuciones de los condenados, mientras la enmienda para abolir la sanción continúe en análisis.

Entre los reos que han sido condenados a la pena capital se encuentra el boliviano Víctor Eduardo Parada por tráfico de drogas.

El secretario general de Amnistía Internacional, Kumi Naidoo, calificó la decisión de "un gran paso hacia delante para aquellos que han luchado durante años para poner fin a la pena de muerte en Malasia (...) El nuevo Gobierno de Malasia ha prometido cumplir con los derechos humanos y este es un paso esperanzador, pero debe hacerse mucho más".

La decisión viene en el momento preciso para los chilenos Fernando Candia (30) y Felipe Osiadacz (27), acusados de asesinar a Yusaini Bin Ishah, una mujer trans malasia, después de un confuso incidente en un hotel en Kuala Lumpur.