Martes, 20 Noviembre, 2018

La Iglesia ortodoxa rusa rompe con el Patriarcado de Constantinopla

El presidente de Ucrania Petró Poroshenko saluda al arzobispo Daniel de Pamphilon de Estados Unidos este martes en Kiev El presidente de Ucrania Petró Poroshenko saluda al arzobispo Daniel de Pamphilon de Estados Unidos este martes en Kiev. Mykhailo Markiv AP
Eleena Tovar | 17 Octubre, 2018, 08:21

El Sínodo del Patriarcado de Moscú declaró que ya resulta imposible seguir manteniendo la comunión eucarística con la Iglesia ortodoxa de Constantinopla, señala el comunicado difundido por el sínodo patriarcal, reunido este lunes 15 de octubre en Minsk, Bielorrusia, en una sesión plenaria, bajo la guía del patriarca Kirill, para discutir la toma de posición, anunciada el 11 de octubre pasado por el Patriarcado ecuménico de Constantinopla, de conceder la autocefalia a la Iglesia ortodoxa ucraniana.

Finalmente, la "Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Kiev" del patriarca Filaret y cuya autocefalia ha sido reconocida por Constantinopla, y que quedará bajo su protección, tiene en Ucrania casi 2.000 parroquias, y entre el 30 y 40% de los ortodoxos del país. En total unos 13 millones de fieles, lo que supone un movimiento enorme de fieles. "De ahora en adelante, y hasta cuando el Patriarcado de Constantinopla no habrá abandonado sus decisiones anti-canónicas, es imposible para todo el clero de la Iglesia ortodoxa rusa concelebrar con el clero de la Iglesia de Constantinopla y para los laicos participar en los sacramentos administrados en sus iglesias".

“Todo esto –afirma la Iglesia ortodoxa rusa – pone al Patriarcado de Constantinopla fuera del espacio canónico y, con gran dolor nuestro, vuelve imposible para nosotros continuar la comunión eucarística con su jerarquía, clero y laicos”. Según las declaraciones brindadas por su vocero, Dmitrij Peskov, se habló de “la situación de la Iglesia ortodoxa rusa en Ucrania; las otras Iglesias consideradas cismáticas no nos interesan”.

También levantó el anatema que existía sobre Filaret, el líder de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, que fue excomulgado por Moscú por autoproclamar en su momento una iglesia independiente del Patriarcado ruso. Estas decisiones del Patriarcado de Constantinopla, subrayó Hilarión, son "ilegales y canónicamente irrelevantes". El cisma sigue siendo el cisma y los líderes cismáticos siguen siendo líderes cismáticos.

“La Iglesia que ha reconocido a los cismáticos [es decir a la iglesia de Kiev] y que ha restablecido relaciones con ellos, quedó excluida del ámbito canónico de la Iglesia ortodoxa”, concluyó Hilarión.

"Se tomó una decisión de revocar el acto del Patriarcado de Constantinopla de 1686 sobre la inclusión de la metrópoli de Kiev en el Patriarcado de Moscú, y también se tomó la decisión sobre el establecimiento de una sede del Patriarcado de Constantinopla en Ucrania".

"Esperamos que el sentido común prevalezca y que el Patriarcado de Constantinopla cambie su postura con relación a la realidad eclesiástica actual", ha expresado Hilarión.

Al mismo tiempo insistió en los ortodoxos rusos no reanudarán lazos con Constantinopla mientras estas "decisiones ilegales se mantengan en vigor". Los ortodoxos rusos consideran que el patriarca de Constantinopla, Bartolomé, es el líder de los ortodoxos, pero "no es como el papa romano", ya que la Iglesia ortodoxa no es como la católica, donde el pontífice "lo decide todo por sí solo".