Martes, 20 Noviembre, 2018

ONU encuentra más de 200 fosas comunes con miles de cadáveres

El Estado Islámico dejó más de 200 fosas con restos de miles de civiles en Irak Hallan restos de niños, mujeres y ciudadanos extranjeros en fosas comunes de ISIS en Irak
Eleena Tovar | 08 Noviembre, 2018, 02:35

Más de 200 fosas comunes han sido descubiertas en Irak en áreas previamente controladas por miembros de Estado Islámico, dijo este martes Naciones Unidas.

"El lugar más pequeño, en el oeste de Mosul, tenía los restos de ocho cuerpos, mientras que se cree que el más grande está en Jasfa, al sur de Mosul, que puede contener miles", explica la misión de la ONU en Irak (Unami).

"Podría haber muchas más fosas comunes en Irak", reconoce el informe, debido a que algunas zonas son inaccesibles por la cantidad de minas colocadas en ellas o por seguir bajo la amenaza de células yihadistas clandestinas.

Las fosas datan de entre 2014 y 2017, cuando el violento grupo gobernó algunas de las principales ciudades y pueblos del país y las declaró parte de su autoproclamado califato.

"En el momento de la publicación, UNAMI y OHCHR han recopilado información de varias fuentes, incluidas las autoridades iraquíes, y han documentado los informes de 202 fosas comunes, con el mayor número ubicado en las gobernaciones de Nínive (95), seguida por de Kirkuk (37), Saladino (36) y luego Anbar (24), con otras encontradas en las gobernaciones de Babilonia y Bagdad", reza el informe.

Entre las víctimas hay mujeres, niños, personas de edad avanzada, con discapacidades, miembros de las fuerzas armadas y extranjeros.

Para ello serán fundamentales la "preservación, excavación y exhumación de las fosas comunes, así como la identificación de los restos de las víctimas y su entrega a las familias", se apunta en el documento. Según el informe, a lo largo de tres años, los yihadistas cometieron "violaciones sistemáticas de los derechos humanos y del derecho humanitario -unos actos que pueden constituir crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y un posible genocidio".

"Aunque los crímenes horribles del EI ya no acaparan titulares, el trauma de las familias de las víctimas sigue existiendo y se desconoce la suerte que han corrido miles de mujeres, hombres y niños", recordó Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los derechos humanos.

En 2003, cuando Saddam Hussein fue derrocado, ya había en Irak al menos un millón de desaparecidos.

"Determinar las circunstancias de estos numerosos muertos será una etapa importante en el proceso de duelo de las familias y en el recorrido para garantizar el derecho a la verdad y a la justicia", afirmó el representante especial de la ONU en Irak, Jan Kubis.

Según el informe de la ONU, la burocracia, un problema recurrente en el país, tampoco facilita las cosas.