Martes, 20 Noviembre, 2018

Los republicanos mantienen la mayoría en el Senado de Estados Unidos

Elecciones legislativas 2018 en Estados Unidos Elecciones legislativas 2018 en Estados Unidos
Eleena Tovar | 09 Noviembre, 2018, 21:17

El presidente Donald Trump dijo que espera poder trabajar con el Congreso en temas de migración para financiar el muro fronterizo, así como para abordar la situación de miles de jóvenes migrantes que viven en de Estados Unidos de manera ilegal.

En su primera rueda de prensa tras las elecciones en las que su partido perdió la mayoría en la Cámara de Representantes, Donald Trump celebró los buenos resultados de su partido en el Senado y advirtió a los demócratas de que está dispuesto a negociar con ellos proyectos legislativos siempre que no abran comisiones de investigaciones contra él.

Aunque hasta el cierre de esta edición el recuento de los votos seguía, ayer los demócratas alcanzaron el umbral de 221 escaños que supera la mayoría (218) y recuperan, ocho años después, el control de la Cámara baja.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme.

Getty El control demócrata en la Cámara de Representantes impedirán que prosperen las iniciativas Republicanas en el Capitolio.

El mandatario combinó esas amenazas con alabanzas a la que probablemente será la próxima presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a la que había criticado duramente durante la campaña electoral.

La oposición a Trump resultó ser un factor más motivador para los demócratas que el respaldo al mandatario para los republicanos.

Con los republicanos controlando el Senado y los demócratas la Cámara Baja en un ambiente político polarizado, es poco probable que el Congreso logre aprobar leyes significativas.

Y la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, señaló otro detalle para nada menor: a aquellos candidatos a los que Trump dio un apoyo explícito "les fue muy bien" en la elección.

Trump pronosticó que los republicanos recuperarán "tres o cuatro, o dos" escaños en el Senado, cuyos resultados aún no están definidos del todo.

Hasta ahora, ha dicho que es contraria a lanzar un proceso de destitución contra Trump, una amenaza que sobrevuela la política estadounidense desde hace meses.

La noche podría haber sido mucho más memorable para su partido, que sufrió punzantes derrotas en Ohio y Florida, donde el republicano Ron DeSantis, que contaba con el respaldo de Trump, frustró la campaña del demócrata Andrew Gillum para convertirse en el primer gobernador afroestadounidense del estado.

"En cuanto a las gobernaciones, lo que queda claro es que Estados Unidos sigue siendo un panorama político dividido clásicamente, con unas áreas menos urbanas que son conservadoras, que son republicanos, donde el voto es predominantemente anglosajón y blanco, y unas áreas más penetradas por la emigración y por la diversidad que trae el urbanismo, que esas sí tienden a ser un tanto más demócratas", anotó Rosa, profesor en el Recinto de Mayagüez de la UPR. Y agitó el miedo a la inmigración para movilizar a la base que justo dos años atrás le garantizó la victoria que tomó por sorpresa a prácticamente todo el mundo.

Sin embargo, acto seguido, lanzó una advertencia a los nuevos legisladores, que ya adelantaron que podrían utilizar su poder para iniciar nuevas investigaciones contra Trump: "Si eso ocurre, vamos a hacer lo mismo (contra los demócratas desde el Senado), y el gobierno se paralizará".

"Pueden jugar ese juego, pero nosotros jugamos mejor", adelantó.