Miércoles, 21 Noviembre, 2018

Sector agrícola EEUU apela al Trump empresario para levantar embargo a Cuba

En La Habana, Conferencia Agrícola Cuba-EE.UU. (+Fotos y Video) El nuevo liderazgo en Congreso de EE UU podría mejorar su relación con Cuba
Eleena Tovar | 09 Noviembre, 2018, 14:38

Según el programa del encuentro, el emblemático Hotel Nacional es la sede de la inauguración, a la que seguirá en la tarde una rueda de prensa del congresista estadounidense Rick Crawford (republicano por Arkansas), uno de los promotores del acercamiento bilateral en materia agrícola.

Según los legisladores, la construcción de nuevos puntos de exportación para los hombres del campo y las industrias aliadas se ha convertido en un imperativo, y Cuba, precisaron, debería ser parte de esa combinación.

Cuba es uno de los pocos mercados extranjeros donde el potencial para el crecimiento agrícola de Estados Unidos es cuantificable y alcanzable, recalcan.

Cuba importa anualmente alrededor de 2,000 millones de dólares en alimentos y productos agrícolas mientras que en el proceso de actualización de su modelo económico la actividad agropecuaria ocupa un rol importante, en la cual el sector no estatal produce alrededor del 70 al 80 por ciento de los alimentos.

También recordaron que la isla caribeña gasta dos mil millones de dólares anuales en la compra de productos para alimentar a sus más de 11 millones de habitantes, importaciones provenientes en su mayoría de Vietnam, China, la Unión Europea y otros lugares lejanos, 'donde las tarifas de transporte son muchas veces más altas que las nuestras'.

A pesar del escenario adverso que representa el bloqueo para la Mayor de las Antillas, se desarrolla en La Habana la Conferencia de Agricultura Cuba-Estados Unidos, con el objetivo de promover los vínculos bilaterales en el sector.

"Necesitamos una legislación que permita el crédito privado y el financiamiento en las ventas agrícolas al mercado cubano", agregan Crawford, Emmer y Marshall al pronunciarse por eliminar las trabas e impulsar relaciones normales.

Para un crecimiento duradero de las exportaciones de los agricultores estadounidenses debemos avanzar en los esfuerzos hacia mejores vínculos que ayuden a fomentar una relación comercial más estable y mutuamente beneficiosa entre ambos países, apuntaron.

Subrayaron además que Estados Unidos ya no debe darse el lujo de rechazar mercados de agronegocios significativos ubicados justo debajo de su nariz.