Jueves, 13 Diciembre, 2018

Los Sub-21, protagonistas en el día de Jordi Alba

El abrazo de Jordi Alba y Luis Enrique en su reencuentro en la Selección Sergio Ramos pidió por favor que convoquen a un jugador del Barcelona a la selección
Montrelle Montesinos | 15 Noviembre, 2018, 10:30

"Es verdad que el último año no tuve todos los minutos que quería, pero siempre me ha parecido una persona muy buena y nunca he tenido nada en contra de él", ha remarcado.

Desde la etapa en la que coincidió con Luis Enrique en el Barcelona al presente, aseguró Alba que ha "madurado muchísimo" y eso le ha ayudado a tomar "con mucha tranquilidad" sus ausencias en las convocatorias de la selección.

Intencionadamente, o no, con problema personal de por medio, o no, lo cierto es que el Jordi Alba que recibe Luis Enrique en la selección es un jugador que se mostró ilusionado, más que nunca, pero también concienciado, con la prudencia de quien ha visto muy de cerca el peligro. "Siempre es ilusionante regresar, pero esta vez es especial".

Tras la suave sesión, llegaron los rondos y después, los 12 futbolistas que jugaron se separaron del resto del grupo y a los 20 minutos se fueron al vestuario. "Fue como con todos los compañeros y el cuerpo técnico. No ha habido ningún encuentro, ni llamada telefónica para volver", mencionó en conferencia de prensa. "Él es el que manda y ojalá que me pueda quedar para siempre". "Me he sentido más querido que otras veces, he notado el apoyo de la gente y lo agradezco”, dijo entre varias preguntas, sin querer personalizar en ningún jugador, como Ramos o Piqué, pese a que recibió preguntas directas sobre ellos". "Tiene buen gusto. Lo dijo porque le hicieron muchas preguntas sobre mí". "Me he sentido muy cómodo durante toda la temporada".

Jordi Alba no participó en ninguna de las dos concentraciones, pero parece que sus grandes actuaciones en las últimas citas han hecho que el que fuera su entrenador en el Barcelona vuelva a confiar en él. En su día mostré muchas ganas de venir y no tengo que pedir disculpas ni él a mí.

"La idea seguro que es la misma. Te puedo hablar todo bueno, no hay nada malo".

"Extramotivar no. Yo siempre he dicho que mi intención era hacerlo bien". Al final, ir a la Selección es un premio que te dan por el buen trabajo hecho en el equipo. "El premio de venir a la Selección es el más grande". Lo dije, pero no me arrepiento de decir que quiero jugar más. Al final todo se saca de contexto, no me arrepiento de decir que quiero jugar más al fútbol.

"El trato de Luis Enrique con el jugador es muy bueno". Yo creía que tenía que venir, como todos los jugadores, pero el que decide es el entrenador”, repitió varias veces. "Es muy buena persona y agradezco mucho su apoyo".