Sábado, 15 Diciembre, 2018

Carta de Einstein se vende en $2.9 millones

WIKIPEDIA  CHRISTIE'S WIKIPEDIA CHRISTIE'S
Eleena Tovar | 06 Diciembre, 2018, 16:12

La llamada "Carta de Dios" se escribió en 1954 y se esperaba que su precio ronde los U$S 1.5 millones (£ 1.2 millones) en una subasta en Nueva York.

"Esta carta privada, notablemente franca, fue escrita un año antes de la muerte de Einstein y sigue siendo la expresión más articulada de sus puntos de vista religiosos y filosóficos", dice una declaración de Christie's en la BBC.

En la carta, escrita en su alemán nativo, Einstein discrepa con la creencia en Dios.

"La palabra Dios no es para mí mas que la expresión y resultado de la debilidad humana, la Biblia es una colección de leyendas venerables pero primitivas", decía Einstein en el texto del documento puesto hoy en venta, que fue enviado al filósofo alemán Eric Gutkind.

"Ninguna interpretación, no importa cuán sutil, puede (para mí) cambiar nada de esto", agrega en la carta de una página y media el físico que alcanzó la fama con su teoría de la relatividad. Fue en un remate organizado por la famosa casa de subastas por Christie's.

Hijo de judíos askenazí, Einstein huyó de Alemania a Estados Unidos a los 54 años, a la llegada de Adolf Hitler al poder.

En marzo de 2002, una carta dirigida en 1939 a Franklin D. Roosevelt, entonces presidente de Estados Unidos, advirtiendo sobre proyectos atómicos alemanes, había sido comprada por 2,1 millones de dólares (mil 410 millones de pesos).

En uno de los pasajes más significativos de la carta, Albert Einstein afirma que el judaísmo no es superior a otras religiones y que los judíos no son el pueblo elegido.

La subasta de la carta de Albert Einstein, en Christie's, en plena acción (Reuters).

El físico también reflexiona sobre su propia identidad judía, escribiendo que es "como todas las demás religiones, una encarnación de la superstición primitiva".

"Y el pueblo judío al que con mucho gusto pertenezco, y en cuya mentalidad me siento profundamente anclado, aun para mí no tiene ningún tipo de dignidad diferente de los otros pueblos", dice el físico, que además de ser alemán obtuvo las nacionalidades suiza, austriaca y estadounidense.

"En mi experiencia, no son de hecho mejores que otros grupos humanos, incluso si están protegidos de los peores excesos por una falta de poder".