Lunes, 10 Diciembre, 2018

Dejó morir a su bebé infestado de gusanos y recibe cadena perpetua

Zachary Koehn.  Suministrada Zachary Koehn. Suministrada
Eleena Tovar | 08 Diciembre, 2018, 22:30

Zachary Koehn, de 29 años, fue sentenciado a cadena perpetua este martes 4 de diciembre en el tribunal de distrito del condado de Chickasaw (Iowa, Estados Unidos). En ese periodo, las heces del pequeño se acumularon en su pañal.

La madre de Sterling, Cheyanne Harris, de 21 años, será juzgada por el mismo delito en enero de 2019.

Esto ocurrió el pasado 30 de agosto del 2017, cuando el hombre llamó a los servicios de emergencia debido a que su bebé no reaccionaba.

La situación hizo que las heces del bebé se acumularan en su pañal y se desarrollara la bacteria Escherichia coli, la cual ingresó en el torrente sanguíneo y causó una infección.

Al llegar los paramédicos al departamento encontraron al bebé en un cuarto obscuro muerto en un asiento tipo columpio. Ajenos a todo, Koehn y la madre del niño, Cheyanne Harris, continuaron cuidando a su hija de dos años en el mismo apartamento.

Es probable que Sterling, en sus últimos días, estuviese en estado letárgico y no respondiese a estímulos, no interactuarse con los demás, y probablemente perdió su llanto, según explicó el doctor Klein, contradiciendo así la versión del padre que aseguró que el niño se encontraba muy despierto un día antes de su fallecimiento y que creía que había perdido la vida por muerte súbita infantil.

El hombre admitió que tanto él como su pareja consumían metanfetamina, pero que nunca imaginó que ella descuidara de tal manera al bebé. Tras comprobar los expedientes médicos del pequeño, la profesional descubrió que nació con rastros de droga en su cordón umbilical.