Jueves, 20 Junio, 2019

Roma debate qué hacer con el dinero de la Fontana di Trevi

El conflicto latente entre Roma y la Iglesia Católica por las monedas de La Fontana di Trevi Cambio de rumbo: las monedas de la Fontana di Trevi ya no serán entregadas a Cáritas
Eleena Tovar | 14 Enero, 2019, 23:05

Según las estimaciones de 2018, en torno a un millón y medio de euros.

Hasta ahora, la empresa Acea, que es la encargada del cuidado y conservación de las fuentes de Roma, vaciaba periódicamente la pila de agua de la Fontana di Trevi, recuperaba todas las monedas lanzadas por los turistas y las cedía a Cáritas con la supervisión de la policía municipal.

Iba, porque la actual corporación municipal, presidida por la alcaldesa Virginia Raggi, del Movimiento 5 Estrellas, abrió en octubre del 2017 un proceso de reflexión sobre el destino del dinero recaudado y llegó a la conclusión de que debería ser el municipio quien se encargara de esa gestión para proyectos sociales y mantener el patrimonio cultural. Ante la polémica generada, Raggi prorrogó en marzo del 2018 el acuerdo con Cáritas hasta el pasado 31 de diciembre, y volvió a prorrogarlo hasta el 1 de abril de este año. Es decir, al Ayuntamiento romano, asolado por enormes deudas desde hace años.

Privarles de los fondos de la Fontana di Trevi supondría un duro golpe para las arcas de Cáritas. Representan el 15% de sus ingresos anuales en Roma.

El Ayuntamiento de Roma ha decidido poner fin a la donación de monedas procedentes de la famosa Fontana di Trevi a Cáritas, la ONG dependiente de la Iglesia católica. Según Avvenire esta decisión "obligará a reducir o cerrar muchos servicios para los más pobres, con previsibles repercusiones sobre el clima social de la ciudad".

Entre los proyectos financiados por Cáritas con ese dinero hay comedores sociales, ayudas a personas sin hogar que deben dormir a la intemperie en pleno invierno, centros sanitarios y ayudas a familias en situación de exclusión.

La noticia también representa un cambio en la vida de estas monedas. Luego, voluntarios de Cáritas se encargaban gratuitamente de separarlas, limpiarlas y contarlas antes de llevarlas al banco, y debían explicar trimestralmente al Ayuntamiento los proyectos a los que destinaban este dinero. Lo que cambiará a partir de ahora es que la empresa Acea será quien elabore las tareas de clasificación y limpieza a cambio de una cantidad que descontarán de los fondos que vayan a Cáritas, señaló Raggi.

De Lunes a viernes por la tarde. Es decir que las famosas monedas -que los turistas suelen arrojar, parándose de espaldas del popular monumento, pidiendo un deseo-, seguirán siendo utilizadas por Cáritas, la organización de la Iglesia católica que ayuda a pobres y necesitados. "Toda las acciones de caridad que Cáritas gestionaba gracias a las monedas de la Fontana di Trevi, y hasta ahora a costo cero, dentro de poco tendrán un coste de gestión mucho más elevado".