Jueves, 21 Febrero, 2019

Trump goza de "muy buena salud" tras superar una revisión médica anual

Donald Trump Trump tiene que ocuparse de algo más que China y el muro: su dieta
Eleena Tovar | 10 Febrero, 2019, 18:53

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acaba de pasar por una revisión médica.

"Me complace anunciar que el presidente de Estados Unidos goza de muy buena salud y anticipo que la conservará durante su presidencia y posteriormente", dijo el médico Sean Conley en un memorando divulgado por la Casa Blanca.

El doctor precisó que el mandatario no padece de ninguna enfermedad que pueda obstaculizar su labor.

Conley también detalló que el presidente, de 72 años, no se sometió a ningún procedimiento que requiriese sedación o anestesia.

Pero un equipo médico diferente evaluaró a Trump este año, porque Jackson, un contraalmirante de la Marina, se metió en problemas por una supuesta mala conducta ética.

Trump ha dicho que su principal ejercicio es caminar por el recinto de la Casa Blanca y estar de pie en eventos públicos.

Hace un año su médico personal lo declaró "en excelente estado de salud" tras una batería de exámenes de su corazón, pulmones, sistema intestinal y otras áreas. El doctor, contralmirante Ronny Jackson, luego sostuvo una inusual conferencia de prensa en la Casa Blanca en que declaró que Trump "tienes unos genes increíbles, así lo creó Dios".

Los resultados podrían estar listos hoy por la noche o en los próximos días. No hubo examen del oído pues según Jackson no hubo tiempo. Su ritmo cardíaco en reposo fue de 68 latidos por minuto (lpm), su presión arterial fue de 122/74 y su colesterol total fue de 223 (HDL 67, LDL 143), lo que no es tan saludable si tomamos en cuenta que la recomendación de colesterol total es de 200.

Jackson dijo que realizó el examen cognitivo porque Trump lo pidió pero que él no pensaba que era necesario porque él interactuaba con Trump todos los días.

Pero Jackson no hará las pruebas del viernes. En ese entonces había dudas de la aptitud mental de Trump debido a rumores de que cundía el caos en la Casa Blanca y un episodio en público en que Trump parecía pronunciar mal las palabras. Trump tuiteó que "soy un genio sumamente estable".

La Casa Blanca ha admitido el gusto del presidente por la comida rápida, que incluso ofreció a un grupo de estudiantes durante el cierre de gobierno.