Jueves, 22 Agosto, 2019

El Gobierno da por fracasada la negociación con los independentistas

La vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo El diálogo Gobierno-Generalitat encalla
Manuel Armenta | 11 Febrero, 2019, 03:23

"Este gobierno no aceptará nunca a un referéndum de autodeterminación", ha avisado el presidente español en un tuit en su cuenta de Twitter, después de la comparecencia de Calvo.

Así han respondido en rueda de prensa el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y la consellera de la Presidencia, Elsa Artadi, después de que la vicepresidenta del Ejecutivo central, Carmen Calvo, haya afirmado que las fuerzas independentistas han rechazado sus propuestas y siguen exigiendo un referéndum de autodeterminación contrario al marco constitucional. Tras este anuncio, ha llamado a la responsabilidad de los partidos para aprobar los Presupuestos Generales del Estado y ha criticado a PP y Ciudadanos por "no arrimar el hombro". Así, ha admitido este viernes que aunque la misión del Gobierno siempre ha sido dialogar para encontrar una solución en Cataluña, ésta no ha sido posible, y ha culpado a la derecha y a los independentistas de ello. "Cuando asumimos el Gobierno nos disponemos a con toda intensidad y coordinación encontrar espacios de diálogo con el Gobierno de Cataluña y con los problemas que tienen los catalanes", sin embargo, ha dicho Calvo, "los independentistas no han aceptado el marco que hemos propuesto en la negociación".

La gravedad de la situación se dejó ver en el rostro de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que tras un largo Consejo de Ministros instó a los partidos secesionistas a seguir dialogando dentro del marco legal.

La vicepresidenta del Gobierno ha comparecido este viernes tras la reunión del Consejo de Ministros junto a la responsable de Economía, Nadia Calviño, y al de Ciencia, Pedro Duque, para intentar sofocar el incendio político creado por sus propias palabras el pasado martes, cuando admitió la figura de un relator para negociar con los independentistas catalanes.

"Las derechas no ayudan al diálogo, sino que agitan la situación" por intereses electorales, ha lamentado la número dos del Ejecutivo, para quien son los socialistas los que han tendido "todos los puentes posibles". Y ha recalcado: "No aceptaremos nunca un referéndum de autodeterminación".

Ha explicado Carmen Calvo en que el Ejecutivo está tratando de atender lo que "nuestros compatriotas quieren", esto es, "que hablamos, que dialoguemos" y que la convivencia se desarrolle "en los únicos caminos en que puede transcurrir" que son "el respeto a la pluralidad y el funcionamiento de las instituciones".

Calvo ha acusado a los partidos conservadores de no haber ayudado en la Comisión de estudio sobre la actualización del Estado autonómico promovida por el PSOE en el Congreso -pese a que PP y Ciudadanos fueron los únicos partidos que participaron en ella- y ha dirigido en particular críticas a Ciudadanos por, pese a ser primera fuerza en Cataluña, renunciar a sentarse en la mesa de partidos creada ya en el Parlament. También incluye la figura de una persona encargada de facilitar los trabajos, fórmula escogida para hacer referencia a la controvertida misión del mediador. "Del mismo modo ayudaría a crear las condiciones idóneas para el diálogo, daría fe de los acuerdos alcanzados y determinaría el seguimiento de su aplicación". Si ambas partes buscaban doblar el pulso en el momento de mayor tensión desde que Pedro Sánchez llegara a la Moncloa, lo consiguieron.

El documento insiste en que cada una de las partes remitirá las propuestas "que considere en sus respectivos espacios", dando así respuesta a la "relación que se propone" entre Cataluña y el resto de España; siempre con la búsqueda de "respuestas políticas que alcancen un amplio apoyo de la sociedad catalana". Antes de febrero se debería haber definido la fecha de constitución de la Mesa, el programa y el calendario de trabajo, así como el nombre de ese relator.