Понедельник, 20 Мая, 2019

Impone sanciones contra la Corte Penal Internacional

EE UU anuncia restricciones a visados de funcionarios de la CPI EEUU sanciona a Corte Penal Internacional
Eleena Tovar | 16 Марта, 2019, 22:14

El Secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, anunció hoy que prohibirá los visados de entrada al país de cualquier persona de la Corte Penal Internacional (CPI) que esté implicada en la investigación de las violaciones de Derechos Humanos de estadounidenses en Afganistán o en otros lugares.

"Hoy (.) estoy anunciando una política de restricción de visas a aquellas personas directamente responsables de cualquier investigación de personal estadounidense", dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, en rueda de prensa.

EEUU rechazó a la CPI desde que fue propuesta su creación por primera vez durante la administración Bill Clinton (1993-2001), alegando que sería utilizada por sus enemigos para ataques políticamente motivados contra estadounidenses que prestan servicio en el extranjero, especialmente funcionarios del Gobierno. La solicitud data de noviembre de 2017, cuando la fiscal Fatou Bensouda pidió autorización para iniciar una investigación sobre delitos relacionados con el conflicto en Afganistán, tras determinar que "existe una base razonable para creer" que militares estadounidenses cometieron crímenes de guerra.

"Las restricciones de visa también pueden usarse para disuadir los esfuerzos de la CPI para perseguir personal de aliados, incluidos los israelíes, sin el consentimiento de los aliados", agregó. "Nunca cederemos la soberanía de Estados Unidos a una burocracia global no electa e irresponsable", dijo Trump ante la última Asamblea General de las Naciones Unidas.

Las sanciones anunciadas por Pompeo fueron la primera acción concreta de Estados Unidos contra la corte desde que la Casa Blanca amenazó a la CPI con tomar represalias en septiembre del año pasado.

Pompeo dijo que la política ya se estaba implementando pero que no ofrecería detalles, citando las leyes de privacidad de la visa.

Andrea Prasow, directora de Human Right Watch, dijo que "tomar medidas contra aquellos que trabajan para la CPI envía un mensaje claro a los torturadores y asesinos por igual: sus crímenes pueden continuar sin control".

La CPI se rige por el Estatuto de Roma, un tratado ratificado por 123 países y que entró en vigor en 2002.

Las relaciones entre Washington y la Corte con sede en La Haya han sido siempre tumultuosas.