Viernes, 24 May, 2019

Cada día mueren 36 personas en Chile por consumo problemático de alcohol

Se ha naturalizado el consumo de alcohol en Chile Director del Senda dice que es necesario un cambio cultural para disminuir sus daños Cada día mueren 36 personas en Chile por consumo problemático de alcohol
Manuel Armenta | 17 Marcha, 2019, 08:26

Cada día, 36 personas mueren en Chile producto del consumo problemático de alcohol, según un estudio encargado por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) y realizado por el Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica.

Casi la mitad de este monto corresponde a las 13.260 muertes atribuibles al consumo de alcohol en un año, cifra que llega al 13 por ciento de todas los fallecimientos ocurridos en el país.

El sondeo también concluyó que el impacto económico que tuvo para el Estado el consumo de alcohol llegó a los 2.238 millones de dólares en 2017.

La cifra representa un 13% de las muertes registradas ese año, lo que significa un aumento considerando que hace 10 años la cifra alcanzaba un 10%. "Esta es una mirada integral, una radiografía de lo que está ocurriendo en Chile con el consumo abusivo de alcohol y los costos asociados, no sólo desde el punto de vista económico, sino el impacto social que éste tiene". Esto, sacando aquellas personas que tienen este tipo de patologías por otras causas, por ejemplo, una persona hipertensa con problemas cardiovasculares. Según Paula Margozzini, investigadora a cargo del estudio, "es impactante que el costo de los daños que genera el consumo de alcohol puede ser hasta ocho veces superior al impuesto específico recaudado por el fisco en esta materia".

El director del Senda, Carlos Charme, aseguró en Cooperativa que es necesario un cambio cultural para terminar con la "naturalización" del consumo del alcohol entre los chilenos y que se debe dar énfasis en sus efectos nocivos.

"No solamente para el Estado (...) un 30 por ciento de estos costos están destinados a la salud, un 52 por ciento a la disminución de la productividad, un 15 por ciento a costo del crimen y un 1,9 a programas de políticas públicas", precisó.

Por el contrario, plantea que medidas como la educación a niños y jóvenes o informar a través de etiquetas "no han demostrado ser costo-efectivas como medidas únicas".