Martes, 23 Julio, 2019

¿Vivir en el espacio acelera la llegada de la vejez?

Los astronautas Scott Kelly y Mark Kelly unos días antes del despegue de la misión espacial Los astronautas Scott Kelly y Mark Kelly unos días antes del despegue de la misión espacial Maxim Zmeyev
Ramiro Mantilla | 14 Abril, 2019, 02:08

Se trató de una oportunidad única.

Mark y Scott Kelly son dos hermanos gemelos que participaron en un ambicioso estudio de la NASA que se produjo en 2015. Scott es un astrounauta, que tenía 52 años en el momento del experimento, que viajó a la Estación Espacial Internacional.

Y los datos se compararon con los de su hermano gemelo Mark, que permaneció en la Tierra.

Más de 80 expertos de 12 universidades formaron 10 equipos de trabajo para analizar la información.

Estos cambios se pueden atribuir a la estancia de Scott en el espacio, pues, aunque su hermano también experimentó modificaciones, no fueron las mismas.

Los telómeros se acortan a medida que envejecemos, y eso aumenta el riesgo de enfermedades de mayor incidencia en personas mayores como problemas cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

"Los telómeros de Scott (tapas terminales de los cromosomas) en realidad se hicieron significativamente más largos en el espacio", escribieron los investigadores de la NASA en un comunicado inicial, agregando que el astronauta tuvo cientos de "genes espaciales" activados, que alteraron su sistema inmunológico, la reparación del ADN, y las redes de formación de huesos.

La encargada del equipo que analizó los biomarcadores relacionados con la edad, Susan M. Bailey, de la Universidad estatal de Colorado, dijo que "fue realmente sorprendente" constatar que se produjo ese alargamiento. Debido a que los telómeros son importantes para la estabilidad genómica celular, se planean estudios adicionales sobre la dinámica de los telómeros para futuras misiones de un año para ver si los resultados son repetibles para las misiones de larga duración.

Un tercer hallazgo significativo es la variabilidad en la expresión de genes, que refleja cómo reacciona un cuerpo a su entorno y ayudará a informar cómo está relacionada con los riesgos para la salud asociados con los vuelos espaciales.

Según el estudio, casi todos estos cambios en Scott se revirtieron tan pronto volvió a la Tierra, aunque algunos se mantuvieron, provocando daños irreversibles en el ADN, deficiencias cognitivas y un deterioro del sistema inmunológico.

La mayoría de las medidas biométricas del astronauta volvieron a la normalidad seis meses después de que regresara a la Tierra.

Por otra parte, un optometrista de la Universidad de Houston, que analizó los datos previos y posteriores al vuelo de 15 otros astronautas que pasaron tiempo en la Estación Espacial Internacional, descubrió que la experiencia resulta en un cambio físico en la estructura de sus ojos. Durante ese período, la NASA estudió los cambios producidos en los cuerpos de ambos para descifrar cómo afecta a los seres humanos la vida en el espacio.

Su sistema inmunológico respondió según lo esperado cuando recibió una vacuna contra la gripe mientras estaba en la Estación Espacial Internacional.

La NASA señaló que un buen funcionamiento del sistema inmunológico es fundamental para proteger a los astronautas de microbios durante misiones prolongadas.

El astronauta Scott Kelly pasó un año en el espacio durante el que sufrió cambios físicos, moleculares y cognitivos, pero la mayoría de las variables se mantuvieron estables o volvieron a su nivel base tras seis meses en la Tierra, según el estudio que publicó ayer la revista Science.

"Es tranquilizador saber que cuando vuelvas a casa las cosas serán, en gran medida, como antes", señaló en conferencia del prensa el biólogo Mike Snyder de la Universidad Standford, uno de los autores del estudio. Es común que los astronautas que viajan al espacio con una vista excelente regresen a la Tierra necesitando anteojos, dijeron los expertos médicos de la NASA, presuntamente debido a cambios en los fluidos dentro del globo ocular.

"Pero es bueno saber que aún puedes funcionar bien, que las cosas siguen funcionando normalmente (...) y que todo volverá a la normalidad".

La NASA publicó el 11 de abril los resultados de un estudio sobre un par de gemelos astronautas, Scott que estuvo en el espacio 340 días y Mark que permaneció en la Tierra, encontrando que Scott regresó más joven que su hermano.