Martes, 23 Julio, 2019

Médico que inseminaba a pacientes, es padre de al menos 49 personas

Los festejos de los descendidentes cuando se les habilitaron las pruebas de ADN en febrero Los festejos de los descendidentes cuando se les habilitaron las pruebas de ADN en febrero
Eleena Tovar | 15 Abril, 2019, 03:14

El médico Jan Karbaat, quien murió en 2017 a los 89 años, fecundó a mujeres que acudieron a su clínica de fertilidad en Bigdorp, cerca de Rotterdam, Holanda, sin que ellas lo supieran.

El abogado de su familia también luchó contra cualquier prueba de ADN, diciendo que la privacidad del difunto y sus familiares debe ser respetada.

El doctor fue llevado por primera vez ante la justicia en 2017 por un grupo de hijos nacidos por inseminación artificial -y sus padres- ante sospechas de que tenían un vínculo con el doctor.

Moniek Wassenaar, una de las hijas que ha confirmado ahora su filiación, es psiquiatra de profesión y aseguró en 2017 a EL PAÍS que el médico se aprovechó de mujeres como su madre.

"Los resultados confirman las serias sospechas según las cuales Karbaat utilizaba su propio semen en su clínica" explicaron desde Defense of Children, luego de recibir los resultados del hospital Canisius Wilhemina.

El caso generó polémica en febrero, cuando el tribunal holandés dictaminó que las muestras genéticas de Karbaat debían ponerse a disposición de las familias afectadas. Ha hecho saber que su padre le confió tener "unos 40 descendientes" concebidos por inseminación de sus pacientes.

Las semejanzas eran tantas y tan evidentes que Joey esperó que la madre muriera para avanzar con la prueba de ADN. En esa fecha, con el cambio de ley, todos los adolescentes de 16 años podían pedir el pasaporte del donante en el centro que atendió a sus madres. Karbaat tenía mucho éxito porque trababa a una amplia gama de pacientes, desde parejas estables con problemas de concepción, a mujeres solteras y lesbianas. Una mujer no pudo encontrar al padre biológico de su hija, y ahí entró a fondo la inspección.

Cabe mencionar, en febrero, un tribunal dio su visto bueno para que los interesados contrastaran su ADN con el de Karbaat por medio de varios artículos de uso personal que se encuentran guardados en un lugar secreto y bajo llave.

El juez advirtió que "si ha utilizado su propio esperma como médico, sin comunicarlo en su momento, tanto su viuda como sus herederos no pueden reclamar ahora que se respete el anonimato del doctor".

En una entrevista en el año 2016, Karbaat afirmó que mezclaba el semen de varios donantes porque eso aumentaba la posibilidad de que la paciente lograra quedarse embarazada.