Lunes, 22 Julio, 2019

Murió el único detenido por el femicidio de Araceli Fulles

El presunto asesino de Araceli Fulles murió por un ataque en la cárcel Asesinaron en la cárcel al único detenido por el femicidio de Araceli Fulles
Eleena Tovar | 16 Abril, 2019, 06:57

Todo comenzó el 8 de abril último, alrededor de las 17, en la celda 766 del Pabellón 10 de la Unidad 2 de Sierra Chica, donde el presunto asesino estaba alojado con otros dos presos.

El hecho ocurrió el 7 de abril y el acusado murió en el hospital de Olavarría una semana después, este sábado a la noche. "Tenía el 60 por ciento del cuerpo quemado", confirmaron fuentes del hospital a Clarín. "Quería verle la cara, que hablara en el juicio", le contó a este diario Mónica Ferreyra, la madre de Fulles, quien se enteró del final de Badaracco.

"Lo golpearon, lo patearon y le tiraron agua hirviendo sobre el rostro, tórax, abdomen, región inguinal y piernas", afirmó una fuente al sitio trasandino. En esas circunstancias, los guardias escucharon gritos y, al observar por el pasa platos de dicho calabozo, vieron que Badaracco era agredido por los otros presos. Por el crimen, el SPB identificó a los dos internos involucrados, uno de los cuales manifestó: "Son problemas de presos y lo teníamos que arreglar de esta manera".

Hoy, Infobae los da a conocer junto con sus antecedentes penales que constan en registros penitenciarios.

Por el crimen de Araceli también había sido detenido un hermano de Darío Badaracco, su patrón y otros dos empleados del corralón de materiales en el que el primero trabajaba, pero los cuatro sospechosos fueron liberados en septiembre de 2017 porque la Cámara de Apelaciones de San Martín consideró que hubo fallas en la investigación.

Silvio Andrés Galeano, de 30 años, oriundo de Berazategui, ex empleado de una constructora porteña, tenía la condena más pesada de los dos: once años de cárcel por una tentativa de homicidio, dispuestos por el Tribunal Oral Criminal N°5 de Quilmes.

El herido, quien se encontraba detenido por "homicidio doblemente agravado", fue derivado al hospital de Olavarría, en donde murió ayer tras días de agonía. Todos están acusados de ser cómplices del femicidio.

Badaracco era el único detenido que tenía el caso.

Lo último que los padres de Araceli supieron de ella llegó en forma de mensaje bien temprano por la mañana: "Prepará el mate que voy para allá".

En la causa que investiga la muerte de Araceli hay nueve hombres imputados, pero el único detenido era Badaracco, dueño de la casa en la que el 27 de abril de 2017se encontró el cuerpo de la joven enterrado y cubierto de cal.