Martes, 23 Julio, 2019

El expresidente peruano Alan García se dispara al ser detenido

Se pegó un tiro un ex presidente de Perú cuando iban a detenerlo por un caso de corrupción Expresidente peruano Alan García se dispara al ser detenido, según medio locales
Eleena Tovar | 17 Abril, 2019, 16:39

A las 07:30 horas miembros de Criminalística de la Policía Nacional del Perú llegaron hasta el hospital Casimiro Ulloa.

El antiguo presidente siempre ha defendido su inocencia pese a las sospechas en su contra y el martes reiteró esta postura en un mensaje publicado en Twitter: "Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza sólo les queda la especulación o inventar intermediarios".

La cuenta sirvió para recibir más de 1,3 millones de dólares depositados entre noviembre de 2007 y febrero de 2008, procedentes de otra empresa offshore, Klienfeld Services Limited, manejada por Olivio Rodrigues, alias "Gigolino", al servicio del Sector de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, indicó IDL-Reporteros. "En absoluto me suena el nombre de 'Chalán'", aseguró.

El portal dirigido por el periodista Gustavo Gorriti reveló que el dinero de la cuenta Ammarin Investment Inc. fue girado para Luis Nava, de quien Atala actuó como testaferro. "Estoy seguro de que lo podrán aclarar", manifestó García, quien gobernó Perú entre 1985 y 1990 y entre 2006 y 2011.

En diciembre pasado, la constructora firmó un acuerdo de cooperación por el cual accedió a pagar una multa al Estado peruano y a entregar testimonios que pueden comprometer todavía más a los cuatro expresidentes y a otros políticos y funcionarios peruanos.

"Me parece que a una persona que está impedida de salir del país, que tiene movilidad restringida, es un absurdo exponerlo a eso".

García está siendo investigado por presuntos sobornos en la construcción de un tren para Lima, proyecto en el que estaba involucrada la constructora brasileña Odebrecht. El expresidente intentó recientemente eludir la investigación al solicitar asilo diplomático en la embajada de Uruguay, pero se lo denegaron, al contrario que en los años 90, cuando consiguió refugiarse en Colombia y luego en París para evitar un juicio por presunto enriquecimiento ilícito.