Lunes, 19 Agosto, 2019

La defensa de Lula pide el beneficio del régimen abierto

Lula: Bolsonaro es un Problema de Brasil se resuelve con libros y escuelas, afirma Lula
Eleena Tovar | 15 May, 2019, 17:54

"Bolsonaro es un enfermo que cree que el problema de Brasil se resuelve con armas". En una entrevista a la cadena británica BBC, Lula, que cumple una condena de diez años y ocho meses por corrupción, ha afirmado que la mejor manera de resolver los problemas del país latinoamericano es "a través de los libros y de las escuelas".

Tal crítica aflora en momentos en que Bolsonaro firmó un decreto que autoriza a camioneros, legisladores, periodistas, agentes de seguridad privados, abogados y otros grupos a portar armas. Igualmente el dictamen enfrenta cuestionamientos en el seno de la Justicia que podrían dejarlo sin efecto por considerarlo inconstitucional y promotor de más violencia.

"Espero que Bolsonaro aprenda por el bien de Brasil a guiar al país". Él corre atrás del hijo para apagar un incendio por día. "No sé cómo funciona la familia, no voy a especular, pero lo que se presenta públicamente está fuera de control", sostuvo.

Moro, al frente del Ministerio de Justicia desde que Bolsonaro asumió el poder, el pasado 1 de enero, ganó notoriedad en Brasil como juez responsable en la primera instancia de la operación Lava Jato contra la corrupción, que llevó a prisión a decenas de grandes empresarios y políticos.

Lula da Silva repasó su gestión y la de su sucesora, Dilma Rousseff.

"La impresión que tengo es que Bolsonaro no tiene noción de las cosas de las que habla, él no conoce nada de política exterior como tampoco conoce nada de economía", dijo el líder petista en una entrevista con el periodista Kennedy Alencar.

"Una persona llena de confianza como Dilma, cuando el carro comienza a derrapar no siempre tiene la calma de parar y decir 'espera, vamos a parar, vamos a oír, vamos a conversar'", comentó el ex mandatario, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010. Fue una oportunidad mal aprovechada por Brasil.

Desde el 7 de abril de 2018, Lula permanece en prisión por supuestamente haber recibido un lujoso apartamento triplex en la ciudad de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, de la constructora OAS, a cambio de favorecer a la compañía en contratos con la petrolera estatal Petrobras.

Ese fallo podría permitirle beneficiarse, en los próximos meses, según juristas, de un régimen semiabierto, al haber cumplido un sexto de su condena.

Sin embargo, Lula responde en otras siete causas penales y en una de ellas, similar a la del apartamento pero referida a una casa de campo, ya pesa una segunda condena a otros 12 años de cárcel dictada en primera instancia y pendiente de revisión en cortes superiores.