Viernes, 24 May, 2019

Crece el número de migrantes cubanos que buscan ingresar a EEUU

First slide Alejandro Casillas Cortesía | Alejandro Casillas Cortesía | Alejandro Casillas Cortesía | Alejandro Casillas Cortesía | Alejandro Casillas Cortesía
Eleena Tovar | 18 May, 2019, 04:54

"Sigue llegando mucha gente".

En el periodo de siete meses de octubre a abril, 4.737 cubanos sin estatus legal ingresaron a Estados Unidos en los cruces de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en El Paso, en comparación con 394 en los 12 meses previos.

Según cifras de las autoridades de migración, aproximadamente hasta el pasado mes de abril 10.910 cubanos llegaron a los cruces oficiales entre México y Estados Unidos.

Ciudad Juárez- Esta mañana sumaron 14 mil los migrantes de diversas partes del mundo que han arribado a Ciudad Juárez desde el pasado octubre a la fecha, con el fin de enlistarse para solicitar el asilo político en Estados Unidos. Estados Unidos no tiene más opciones que permitirles permanecer en el país.

Por lo que muchos migrantes cubanos optan por ir ahora a la frontera entre México y Estados Unidos y solicitar asilo. Durante el último año, la administración Trump ha limitado considerablemente la cantidad de solicitudes de asilo que procesa en los cruces de tierra, lo que obliga a las personas a esperar su turno en México.

Con la actual tasa de procesamiento, el tiempo de espera en Ciudad Juárez es de unos cinco meses, en comparación con tan solo unos cuantos días apenas en febrero. Panamá cuenta con una zona franca en donde los cubanos se abastecen de todo, desde shampoo hasta aires acondicionados y motocicletas eléctricas.

En enero, Nicaragua hizo más rápido y más fácil para los cubanos obtener una visa en La Habana al eliminar el requisito de que las solicitudes sean aprobadas en la capital de Nicaragua. Los jóvenes, en particular, hacen fila fuera de cualquier embajada dispuesta a otorgarles una visa.

Los amigos le dijeron a Yaneisi Hernández de La Habana que Juárez era más seguro que otros cruces de Texas, que tenía una red sólida de grupos caritativos y, lo más importante, que la espera para solicitar asilo en Estados Unidos era relativamente corta. Después de volar a Nicaragua y pagarle a un contrabandista para llegar a la frontera de Estados Unidos en autobús, taxi, a pie y a caballo, se sintió decepcionada al encontrar 3.500 nombres antes que el suyo. La espera puede prolongarse por semanas o incluso meses, mientras que más cubanos siguen sumándose debido -en parte- a la flexibilidad del paso por Centroamérica y la crisis que ha vuelto a golpear a isla. Pero ahora muchos utilizan una ruta relativamente nueva y más corta: Vuelan a Panamá o Nicaragua, pagan a traficantes que los ayuden a llegar a la frontera con Estados Unidos y tratan de cruzar por El Paso.

La oleada de cubanos ha sido tan grande que los restaurantes de Juárez han agregado a sus menús los favoritos cubanos como el cochinillo asado y los frijoles negros con arroz.

Los migrantes que solicitan asilo a menudo son dejados en libertad en Estados Unidos mientras sus casos avanzan en las cortes migratorias, un proceso que puede tomar años.

El éxodo que llegó a México con las caravanas centroamericanas y que comenzó a esperar en octubre del año pasado en la joroba del Puente Internacional Paso del Norte, continuó su registro en la Casa del Migrante en noviembre y desde finales de marzo está a cargo del Consejo Estatal de Población y Atención a Migrantes (Coespo).