Domingo, 25 Agosto, 2019

Dormir con el televisor encendido puede causar obesidad

Dormir con el televisor encendido puede causar obesidad Dormir con el televisor encendido puede causar obesidad
Tobias Pedroso | 11 Junio, 2019, 23:06

El problema es que aunque no te des cuenta, estos pequeños comportamientos causan estragos en tu salud y hablando específicamente de la costumbre de dormir con la televisión o la luz prendida, un estudio encontró que esto aumenta las probabilidades de que las mujeres aumenten de peso.

"Es mucho más importante de lo que la gente cree por distintas razones de salud", subrayó. Los resultados fueron publicados en la revista especializada JAMA Internal Medicine.

Cada vez más investigaciones indican que la interrupción de un ciclo normal de sueño "podría contribuir a una mala salud, aumentando el riesgo de sufrir hipertensión, diabetes, depresión y obesidad", indicó Sandler.

Analizando datos como peso, altura, circunferencia de la cintura y cadera e índice de masa corporal, los científicos estudiaron los casos de obesidad y aumento de peso experimentado por mujeres expuestas a luz artificial durante la noche en comparación con las que afirmaban dormir en entornos oscuros. El seguimiento duró más de cinco años.

Por otro lado, la exposición prolongada a la luz artificial hace que los relojes internos de nuestro cuerpo se alteren. Las participantes, que no tenían antecedentes de cáncer o enfermedades cardiovasculares, no eran trabajadoras por turnos y no estaban embarazadas cuando comenzó el estudio, tuvieron que responder si dormían sin ningún tipo de luz, con un poco de luz nocturna, con luz afuera de la habitación o con una luz o la televisión encendidas en la misma habitación.

Finalmente, los autores reconocen que algunos factores de confusión podrían explicar las asociaciones entre la luz artificial en la noche y el aumento de peso; sin embargo, los resultados no cambiaron cuando se controlaron características que pueden estar asociadas con la exposición.

Los investigadores sostienen que sus hallazgos "pueden tener implicaciones para la salud pública", en virtud de que la adherencia a las dos estrategias más comunes para prevención de la obesidad, como son la promoción de la buena alimentación y el elevar los niveles de ejercicio, "es menos que óptima", probablemente por "barreras" que impiden mantener un estilo de vida saludable.