Domingo, 25 Agosto, 2019

Gobierno de Ortega usa amnistía para liberar a delincuentes comunes — Oposición

Este 30 de mayo se cumplió un año de la masacre orteguista. LA PRENSA  Jader Flores Este 30 de mayo se cumplió un año de la masacre orteguista. LA PRENSA Jader Flores
Eleena Tovar | 12 Junio, 2019, 00:25

"No aceptamos ninguna amnistía".

La nueva legislación creó polémica porque, según la oposición, la misma realmente no beneficia a los "presos políticos", ya que estos fueron arrestados sin cometer delitos, en cambio, consideran que favorece a policías y paramilitares que han matado a cientos de personas por rechazar el Gobierno de Ortega, en medio de una crisis sociopolítica que inició en abril de 2018.

La medida fue aprobada el sábado por el Parlamento del país, controlado por el oficialismo, que estipuló "amplía amnistía a todas las personas que han participado en los sucesos acontecidos en todo el territorio nacional desde el 18 de abril de 2018 hasta la fecha".

"Esta Ley de Amnistía constituye un obstáculo para un verdadero proceso de justicia transicional en Nicaragua, a la investigación de los crímenes de lesa humanidad cometidos en este contexto y generaría impunidad", advirtió en un comunicado el grupo dedicado a la defensa de derechos humanos y constitucionales.

La amnistía se extiende a las personas que no han sido investigadas, que se encuentran en procesos de investigación, en procesos penales para determinar responsabilidad y en cumplimiento de ejecución de sentencias.

Según el texto, la amnistía abarca incluso a quienes aún son investigados o cumplen sentencias, por lo que las autoridades deberán cerrar los procesos administrativos y penales iniciados, los reos serán liberados y serán cancelados los antecedentes penales de las personas beneficiadas.

Asimismo, las personas que se encuentren privadas de libertad en el momento de la entrada en vigor de la ley deberán ser excarceladas de forma inmediata.

La ley fue aprobada a 10 días de que se cumpla el plazo en el que el gobierno se comprometió a liberar de manera plena y definitiva a todos los presos y presas políticas como parte de los acuerdos firmados en el marco del diálogo nacional y a unas semanas de que la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) realice una reunión de cancilleres en Colombia para debatir la aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua.

La iniciativa ha sido rechazada por la oposición nicaragüense bajo el argumento que no ofrece justicia a las víctimas de las protestas contra el Gobierno que comenzaron por unas impopulares reformas a la seguridad social.

También porque la ley está basada en la tesis oficial en que las manifestaciones antigubernamentales formaban parte de un intento de golpe de Estado contra el mandatario.

Según la oposición, con esa amnistía el Ejecutivo lo que pretende es liberar de acusaciones legales "a su gente", entre los que mencionan a la Policía Nacional y a los civiles armados que con las fuerzas de las armas levantaron los bloqueos en las vías que había instalado la oposición entre mayo y julio del año pasado para presionar al Gobierno.

Un informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), adscrito a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), responsabiliza al Gobierno de Ortega por la muerte de cientos de nicaragüenses y varios extranjeros en el marco de la crisis.

La crisis de Nicaragua ha dejado al menos 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 594, y el Gobierno reconoce 199.