Пятница, 19 Июля, 2019

Magnate estadounidense inculpado de tráfico sexual de menores intentó comprar testigos

Jeffrey Epstein Jeffrey Epstein
Eleena Tovar | 14 Июля, 2019, 15:37

Fue un profesor de matemáticas que hizo fortuna primero como corredor de bolsa y luego como gerente de fondos de inversiones.

Este jueves los abogados del multimillonario Jeffrey Epstein, arrestado bajo sospecha de tráfico sexual de menores y conspiración, ofrecieron entregar su mansión en Nueva York, valuada en 77 millones de dólares, como fianza para ser liberado. El inversor se enfrenta ahora a un máximo de 45 años de prisión.

El escándalo no tiene pausas. Fotos de jovencitas desnudas fueron incautadas por las autoridades en su mansión de la calle 71, en el barrio Upper East Side de Manhattan, precisó Berman.

Los pagos se hicieron a dos individuos que potencialmente podrían declarar contra Epstein en el juicio, dijeron los fiscales en el expediente judicial, que argumentaba en contra de otorgar la fianza de Epstein.

Además el fiscal adjunto Alex Rossmiller declaró que existe un alto riesgo de fuga porque Epstein tiene medios ilimitados para escapar al tener propiedades de lujo en todo el mundo y una isla en el Caribe. "Epstein era muy consciente de que muchas de sus víctimas eran menores y como es de esperarse, algunas de las chicas que Epstein presuntamente victimizó eran particularmente vulnerables a la explotación", dijo Berman a los periodistas.

Según los fiscales, Jeffrey Epstein abusó sexualmente de decenas de niñas adolescentes en sus hogares en Manhattan y Palm Beach, Florida, entre 2002 y 2005.

Estos pagos se produjeron justo después de que el periódico The Miami Herald revelara que el multimillonario había negociado un acuerdo secreto con las autoridades de Florida. Pero evitó ser acusado al firmar un acuerdo con Alexander Acosta, exfiscal federal de Miami y secretario de Trabajo del gobierno de Trump.

Abogados de Epstein aseguran que su cliente ha vivido acorde a la ley durante los últimos 14 años, desde que se declaró culpable de los cargos estatales de prostitución en Florida y pasó 13 meses en la cárcel.